imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

Al entrenador de atletismo Fabricio Chamor lo conocimos durante los Juegos Panamericanos de Río 2007, contratado por una televisora para hacer los comentarios técnicos, por cierto recuerdo que a él y al también especialista Luis Pineda no les pagaron sus honorarios.

Estudió en la Universidad de Leipzig, en Alemania, y su carrera como entrenador la ha desarrollado en  el Club Aldebarán y dentro  de la Universidad Iberoamericana, además de  trabajar con la paralímpica Daniela Velasco.

Fabricio, con tres de sus atletas se encuentra en el Cuartel General de Nike, en Portland, Oregón. Días atrás charlamos sobre la marca mundial controlada y no homologada de la maratón por la IAAF realizada por el keniano Eliud Kipchoge, de 2h00.25 en Monza, Italia.

Comentó Fabricio que fue una muestra más de que el deporte sin ciencia, ni tecnología no hay manera de que se compita a esos niveles. Con todo lo que se pueda argumentar con este proyecto se potencializó la capacidad humana cerca del máximo y se pudo observar a detalle con un atleta del nuevo milenio.

El deporte es ciencia y lo demostró el reto desarrollado por la empresa deportiva que planeta la disyuntiva de mantener el atletismo romántico o hacer un cambio de chip mental, en la aplicaciòn de todo tipo del avances.

Hay que planear, pensar y organizar mucho mejor las cosas para conseguir mejores resultados. Todo mundo augura que la barrera de las dos horas está al alcance de ese corredor.

Dentro de los principales avances tecnológicos se dieron en la ropa y el calzado. Los tenis tenían una placa de carbono que favoreció el retraso del cansancio muscular y la inclinación de los soportes era para simular una carrera en descenso y la ropa aerodinámica que no es usual en los fondistas.

Los kenianos y etíopes están hechos para correr, son gente con una biomecánica perfecta sobre grandes distancias y su ligereza del peso corporal, la longitud de su zancada y la capacidad cardiaca,  la más grande que puede existir en el mundo, se dieron cuenta de ello y lo están explotando.

México formó parte de este grupo hace 20 años, pero a diferencia de ellos, aquí  todo tiene la menor importancia, como dijera el actor yucateco Arturo de Córdova, primer narrador de un partido de béisbol en México. No existe un programa de rescate del fondo.

La marca mundial continúa en poder del keniano Dennis Kimetto de 2h02:57.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter:@olimpionico10