imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

La comunidad deportiva de Colima compuesta por entrenadores, directivos y administradores se manifestó en contra de la iniciativa de ley aprobada el 18 de mayo, “consecuencia de todos los errores que se están cometiendo hacia el deporte de dicha entidad, sobre todo, hicieron énfasis a la discriminación y a la actitud malinchista de los dirigentes del Instituto Colimense del Deporte, INCODE”.

En una carta dirigida a la Opinión Pública informa que después del cambio de gobierno, se presentó el Plan Estatal de Desarrollo que en el caso del deporte, sólo menciona una raquítica estrategia de trabajo para todo el sexenio, mencionando en un párrafo la necesidad de infraestructura, clave para prevenir enfermedades, pero sin mencionar un programa de acción y muestra una estadística fuera de la realidad en cuanto a espacios deportivos, entrenadores y deportistas.

Ante las acciones del director del Instituto Fernando Mendoza Padilla indica el texto, los entrenadores colimenses comenzaron a ser despedidos sin explicación, arribando extranjeros a ocupar sus puestos con sueldos exorbitantes y con el reto de empezar de cero a desarrollar el deporte con las mismas condiciones de los que ahí viven, instalaciones y material obsoleto, carencia de fogueos, a lo cual se añadió la remodelación de la unidad deportiva en donde se entrenaban los seleccionados que representan al estado en la Olimpiada Nacional.

Se promovió con ayuda del diputado local Riult Rivera una iniciativa para cambiar de raíz esta tendencia, lográndose  considerar en primera instancia a los entrenadores locales, el cuidado de la salud de los deportistas y su integridad, así como aplicar las leyes de transparencia y acceso a la información, a fin de vigilar la aplicación de recursos.

Las acciones encaminadas al desarrollo del deporte colimense avanzan, indica, pero sin rumbo, no existe un antecedente en esta administración de una reunión general con las asociaciones para conocer sus necesidades y hacer un planteamiento real de cada deporte, tanto de carácter técnico, como material, pero no existe interés de tomarlos en cuenta y delegan la responsabilidad a otras personas, que no están directamente relacionadas.

Concluye la denuncia pública, sobre una problemática de la entidad que no es exclusiva de Colima, sino forma parte del estatus de la organización deportiva nacional que depende de los resultados de la Olimpiada Nacional para obtener recursos federales y del interés que brinde cada gobernador. Un tema poco tratado el de los Institutos, pero son los que han desarrollado el deporte a partir del magno evento nacional que hoy se desarrolla en Nuevo León.

Email: hreyes@esto.com.mx

Twitter:@olimpionico10