imagotipo

Olimpiónicos

  • Héctor Reyes

El trabajo del comisario de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, presidente de la Asociación de Atletismo de Colima y subdirector del INCODE, Armando Martínez Pedraza ha dejado mucho qué desear de acuerdo a un par de documentos que recibimos en días pasados de gente del deporte que teme a represalias.

Por su parte, el director del Instituto, Fernando Mendoza Padilla se rige por la “soberbia y arrogancia, en sus oficinas”. La situación la resume una de las entrenadoras de la entidad: “Él decide todo aquí (Cristian Martínez) y mal, muy mal, porque el director (Fernando Mendoza) dice que sólo está para gestionar -es servidor público-  no para atender a nadie”.

Fernando Mendoza los exhortó a que se sumen al trabajo que están haciendo y el que no quiera tiene las puertas abiertas, y el que pretenda quejarse en los medios lo puede hacer, porque está listo para eso y ya comenzaron los trámites para contratar entrenadores extranjeros por indicaciones del gobernador.

Lo curioso del caso, que estos directivos son los mismos del sexenio anterior y ahora quieren remediar sus errores tratando de arreglar la situación contratando extranjeros, pero tampoco a un año de su designación, tampoco han dado a conocer el contenido del Plan de Desarrollo en Materia Deportiva.

Los entrenadores expusieron que el principal problema del deporte en Colima es la falta de sensibilidad de quiénes dirigen el INCODE y de sueldos dignos, porque la mayoría reciben becas. La problemática se acentúa por falta de apoyo para fogueo, material deportivo oficial, mejoramiento de infraestructura deportiva y rescate de áreas deportivas que por descuido o desinterés, se han deteriorado.

Las Villas Deportivas de la Unidad Sur Rey Coliman en el municipio de Colima es una de ellas y está en peligro el auditorio Manuel Bonilla Valle, ubicado en el municipio de Manzanillo, que es de las infraestructuras deportivas más importantes en el estado en lugar de tener deportista le pertenece a una agrupación religiosa.

Ahora dependen de la buena voluntad del gobernador Ignacio Peralta Sánchez, quienes lo exhortan a que confié en los entrenadores, atletas y toda la gente que ha entregado su vida al deporte de la entidad. ¿Esa historia dónde la hemos escuchado? Finalmente, es la historia de nunca acabar, ayer, hoy y ojalá no sea para siempre y es extensivo para el deporte nacional.

Email: hreyes@esto.com.mx

Twitter: @olimpionico10