imagotipo

Olimpiónicos | Héctor Reyes

  • Héctor Reyes

El Comité Olímpico Internacional fijó ayer la postura sobre la injerencia del Gobierno en asuntos del movimiento olímpico, después del primer día de la reunión del Comisión Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (COI), preocupada por la organización de los Juegos Olímpicos de Río 2016 y los casos de dopaje de Rusia, Kenia e Italia, dados a conocer a raíz de la llegada del británico Sebastian Coe a la presidencia de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo.

En la entrevista publicada por la agencia Prensa Asociada, Pere Miró, desde marzo designado director adjunto del COI para las relaciones con el Movimiento Olímpico fue contundente: “México no corre peligro de ser marginado de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, ya que el Comité Olímpico Internacional no halló evidencia de interferencia gubernamental con sus federaciones deportivas”.

Ayer, el presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla, recibió a algunos de los medios que ha tenido un trato preferencial  (olvidó quién lo apoyo en el ascenso de  carrera deportiva), les informó que había hablado con Pere Miró, quien le dijo que  no había hecho declaraciones sobre el caso mexicano – palabras de su representante de comunicación social -, antes de que “saliera” el directivo olímpico del país.

Esta resolución que será presentada a detalle el miércoles próximo a los miembros del Ejecutivo encabezado por el alemán Thomas Bach, es la confirmación de la dos entrevistas dadas a conocer los últimos días, sin omitir que el COI depositó la tarea como mediador a Padilla Becerra en el conflicto entre la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte y las Federaciones Deportivas Nacionales.

La fuente de todo este conflicto inició con la comprobación de los recursos federales aportados a los organismos deportivos. Están pendientes los casos legales de Atletismo, Béisbol, Boxeo, Tiro con Arco, entre otras 28, 24 y 16 federaciones mencionadas por Alfredo Castillo los últimos días.  En su última declaración del viernes, dijo que no permitirá que los deportistas sean rehenes de las federaciones.

Este conflicto alborotó el avispero, se definieron algunos grupos que dominan al deporte, en los político y económico. Unos han salido, otros luchan por mantenerse y ahora los deportistas quedaron en manos de un extranjero conocido por su ejercicio autoritario y al final quienes deciden quiénes asisten o no a un evento internacional son las federaciones y el COM que desde abril dejo de recibir presupuesto gubernamental.

Email: olimpionico6@hotmail.

Twitter: @olimpionico10

/arm