imagotipo

Olimpiónicos | Héctor Reyes

  • Héctor Reyes

Ayer el presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla Becerra, anunció que “la identidad de México ha sido rescatada para los Juegos Olímpicos de Río 2016, esto significa que todos los atletas asistirán como un solo equipo defendiendo los colores de la bandera nacional”, luego de su visita a Lausana, Suiza, la semana pasada.

Acudió a las oficinas del Comité Olímpico Internacional (COI) y de la Federación Internacional de Natación Amateur (FINA)  para que durante los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, el equipo de natación “sea parte del equipo nacional bajo los colores y símbolos patrios y en actos protocolarios”.

Tanto el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, y el titular de la FINA, el uruguayo Julio Maglione, estuvieron de acuerdo para que los deportistas mexicanos no tuvieran que padecer la exclusión por asuntos administrativos que finalmente no les compete. En tanto, la demanda en contra de México por cinco millones de dólares continuará en el Tribunal Internacional de Arbitraje Deportivo.

Este acuerdo, declaró Padilla Becerra obedece al prestigio del deporte de nuestro país y de quienes lo dirigieron con prudencia y a favor del desarrollo armónico  del Movimiento Olímpico. En este caso en particular con apego a la Carta Olímpica y por bien de los atletas. De manera textual: “por el recuerdo y respeto del papel histórico de los dirigentes del deporte mexicano”.

Ya decía el presidente del COI, el español Juan Antonio Samaranch que Don Mario Vázquez Raña adoptó como una forma de vida el Olimpismo. Por eso, los dirigentes actuales lo recuerdan con respeto por su forma de conducirse en el deporte y siempre con un lenguaje cuidadoso y prudente, con esa capacidad diplomática de resolver conflictos que en algunas ocasiones pusieron en entredicho el deporte mundial.

Si bien es cierto que México es un país que necesita de logros palpables y visibles, los altos ideales deben comenzar con sus dirigentes. El llamado a la Unidad por segunda vez se escucha en cuatro meses. A la suma de esfuerzos, todos juntos, los que forman el Sistema Nacional de Deportes, ente creado desde 1989 por el presidente Carlos Salinas de Gortari.

El presidente Samaranch –como se le recuerda con respeto-, al hablar de su amigo Don Mario en el 2001, durante los boicots olímpicos tuvo un apoyo fundamental del dirigente mexicano, también en el conflicto con motivo de la elección de Salt Lake City, así como la Unidad que logró en los Comités Olímpicos Nacionales. Y, gracias a que su ideología en el deporte era el Movimiento Olímpico.

Ambos dirigentes que transformaron la faz del deporte entendieron  que “una crisis beneficia a quienes se levantan de ella”. Nunca es tarde para comenzar.

Email: olimpionico6@hotamail.com

Twitter: @olimpionico10

/arm