imagotipo

Olimpiónicos | Héctor Reyes

  • Héctor Reyes

Para el velocista José Carlos Herrera los resultados son responsabilidad del atleta y su entrenador. Pero crear las condiciones para hacerlo es obligación de los dirigentes deportivos. Pistas en México sobran, pero de qué sirve si no reúnen las condiciones para la práctica de las disciplinas de pista y campo.

Las pistas se echan a perder por falta de uso. No cuenta con entrenadores que enseñen el atletismo desde sus fundamentos, mucho menos competencias y ni hablar de crear centros de alto rendimiento. José Carlos por segunda vez en el año asistirá a Phoenix, Arizona, para continuar con su preparación y perfeccionamiento, en compañía del entrenador Gabriel E. Germán.

En México, por la altura hace algunos años, el Centro Deportivo Olímpico Mexicano era un sitio obligado. Aquí era cotidiano ver a los atletas de la RDA, URSS, Cuba, Estados Unidos, entre muchos otros. Pero, al paso del tiempo, ¿por qué México no cuenta con un Centro Nacional de Entrenamiento de Altura para Atletismo en  el COM o el CNAR que luce una nueva pista?

José Carlos, después de su participación en el selectivo para Los Relevos del Colegio San Antonio en California el viernes pasado atendió a diversos medios de comunicación en la ciudad de México. En la charla de ese día, comentó que marcha en forma positiva su preparación rumbo a los Juegos de Río 2016. El objetivo será correr debajo de los 20 segundos, en los 200 metros y pelear la final olímpica en contra del jamaiquino Usain Bolt.

Sobre la forma de pensar, en cuanto al trabajo que corresponde al binomio atleta – entrenador dijo: “no el trabajo es individual y del entrenador, la Federación no tiene nada que ver en eso, nada más se ocupan de apoyar en lo que puedan, pero el trabajo es individual;  la Federación no tiene que estarse metiendo en el trabajo de los atletas, al contrario lo que necesiten los atletas la Federación tiene que apoyar”.

Y lo ve de esta forma: “la realidad que las personas no hacen su trabajo es problema de ellos, acuérdate que si yo corro mal, a quién le van a echar la culpa. A mí, verdad. Si yo no ejecuto bien los Juegos Olímpicos, a quién le van a echar la culpa a mi entrenador y a mí. Nadie tiene la culpa más que nosotros si no hacemos nuestro trabajo bien”.

Por su parte, el entrenador Rodolfo Gómez puso el dedo en la llaga: “el deporte mexicano siempre ha contado con recursos económicos y no corresponden los recursos que se utilizan en el deporte de México,  a los resultados que se obtienen”. Las causas se conocen, el por qué no se hace nada o muy poco ha sido la gran incógnita.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10

/arm