imagotipo

Olimpiónicos / Héctor Reyes

  • Héctor Reyes

Le hacemos constar al hijo del presidente de la Federación Mexicana de Ciclismo Édgar Hernández, que los deportistas “no son pulgas que desean comprar un perro”, exigen un deporte libre y soberano,  sin “cacicazgos” que se perpetúan gracias al erario público y otros ingresos no auditables.

La Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte ha sido ineficaz para provocar un cambio en la estructura deportiva nacional y le sobreviene algunos problemas, a menos de 300 días de la celebración de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El deporte es un avispero que, según parece, saldría de control. Aquí tres ejemplos:

El lunes un técnico de pentatlón moderno platicaba que ha sobrevivido gracias a la pensión que recibe como sargento primero y tendrá un respiro con el estímulo económico por las dos medallas obtenidas por sus pupilos en los pasados Juegos Panamericanos de Toronto 2015. No se les ha pagado a los entrenadores desde hace 10 meses y la mayoría percibe ingresos paupérrimos que van de los cinco a nueve mil pesos.

Un grupo de tres Asociaciones Deportivas Nacionales han solicitado al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales para conocer a qué organismo deportivo nacional reconocido le entregó la Conade cinco millones de dólares – teníamos conocimiento que era de dos millones de dólares -, para el pago de los derechos por haber organizado el Campeonato FIBA Américas México 2015.

La ADEMEBA no cumple esa función y el monto lo dio a conocer Alberto García, miembro de la FIBA, a un medio de comunicación local. Además de la inversión que representó el pago y póliza para el  entrenador español Sergio Valdeolmillos, equipo de trabajo e integrantes de la selección nacional. Quizá por esta misma situación el repechaje se vaya a Puerto Rico.

También se gesta un movimiento para recaudar 10 mil firmas con el objetivo de solicitar la destitución de Alfredo Castillo titular de la Conade, situación sin precedente dentro del deporte nacional. En tanto, las federaciones que han perdido el Registro Nacional Deportivo empezaron a interponer el recurso de amparo.

Así que al joven Édgar Hernández (hijo del presidente de la Femeci Edgardo Hernández), se le hace notar que los deportistas mexicanos se han empezado a pronunciar y externado que no están de acuerdo con la forma que han conducido el deporte e insisten que  “ya es hora de que termine el caciquismo dentro del ciclismo mexicano”. No son chismes sino el resultado de una mala administración que perdió patrocinios tan importantes como el de Telmex.
Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10