imagotipo

Olimpiónicos | Héctor Reyes

  • Héctor Reyes

Para el presidente de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, Antonio Lozano, está más que claro el proceso de calificación olímpica dado a conocer en octubre del 2015, sin embargo, los marchistas y entrenadores de 20 kilómetros no están de acuerdo en participar en el Campeonato Nacional de Atletismo para mostrar “constancia de forma”, a dos meses de la celebración de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Aquí sí valdría la pena que los “especialistas técnicos” de Conade y el Comité Olímpico Mexicano, dijeran si es o no propicio exponer a los marchistas a un esfuerzo máximo en condiciones extremas de calor, en una superficie adoquinada que implica un riesgo de lesión (impacta siete veces lo que pesa el cuerpo) si se realiza en la Macroplaza de Monterrey, y sobre todo que no afecte el rendimiento en la justa olímpica.

La constancia de forma sería mantener un nivel competitivo parejo; entre quienes fueron constantes en los resultados por los tiempos que realizaban podemos citar a Daniel Bautista y Domingo Colín. Pero no es sencillo, nos cuenta el exatleta y fiel discípulo de Jerzy Hausleber, Gregorio Malagón. Ni Ernesto Canto, Raúl González o Carlos Mercenario fueron constantes en sus competencias, tuvieron altibajos.

Para Gregorio la constancia de forma no existe, es una frase que se sacó de la manga la FMAA. La máxima forma competitiva solamente dura 40 días, tiempo por el cual se tiene que planificar el trabajo para que el atleta llegue en su punto culminante a la competencia fundamental, en este caso los Juegos Olímpicos. Los marchistas que lograron su calificación hasta el momento llegaron en su mejor forma en la República Checa, el primero, Omar Pineda, y el segundo Jesús Tadeo Vega y marcaron por igual 1:19:20 y el tercero Ever Palma 1:19:45.

El sábado pasado en China caminaron sobre 1:21.00. Daniel Gómez, ganador de la prueba, marchó al mismo ritmo que lo hizo en Podebrady. Los que ya están calificados deberían estar ya en este momento preparándose al 100 por ciento para Río. Actualmente deberían de estar en un descenso en su programa de entrenamiento y la siguiente semana comenzar a trabajar exclusivamente para los Juegos Olímpicos ya que no asistirán al Campeonato Mundial de Marcha por equipos en Roma, Italia.

Para calificar quedan dos competencias en Namburg, Alemania, y La Coruña, en España, y duda que los que van a intentar superar a los antes mencionados logren los tiempos de Podebrady. El asesor técnico (metodólogo) de la FMAA y Lozano no saben lo que hacen. Quienes dirigen el deporte en Nuevo León son marchistas y deberían también estar conscientes de la situación.

Para Gregorio Malagón es un error la decisión que tomó  Lozano y se atreve a decir que en Monterrey el ganador no camina por debajo de las marcas de Podebrady. Los chinos ya tienen a su selección el mes pasado en su nacional y fue clasificatorio, “como podrás ver hay planificación, tienen el tiempo suficiente para lograr una excelente preparación, saben lo que quieren y lo que hacen”.

A ver si los responsables técnicos de Conade y COM evalúan lo que sucede en la caminata y el repunte de los muchachos no sea flor de un día. Los intereses mercantiles no deben estar por encima de los deportivos.

Email: olimpionico6@hotmail.com

Twitter: @olimpionico10