imagotipo

Olvidar al 2016 (Parte 1 de 2)

  • Federico Ling Sanz

  • Federico Ling Sanz Cerrada

El año 2016 está cerrando con todo. Y no precisamente de una buena forma. Los acontecimientos que se pueden leer en la prensa y observar en los noticieros de la última semana de diciembre son justamente puras cosas negativas. Veamos: atentados en un mercado navideño de Berlín, en Alemania. El detenido y abatido en Milán, Italia – un joven de Túnez al parecer – radicalizado que atentó contra un grupo de personas inocentes antes de Navidad. Por otro lado, un avión de Libia secuestrado tuvo que aterrizar en Malta, hasta que sus atacantes se rindieron y dejaron ir a los pasajeros. En México un mercado de juegos pirotécnicos se incendió y explotó y como todos los años, siempre decimos que no volverá a pasar. En Estados Unidos Donald Trump amenaza al mundo y lanza “tweets” con advertencias nucleares en contra de las naciones enemigas; en Turquía, un joven radicalizado y miembro del equipo de seguridad del embajador de Rusia en aquel país, asesina a tiros a su protegido (por la espalda), quien murió unos momentos después.

Y así podría seguir enumerando acontecimientos desagradables. Como dicen en el futbol: el último minutos tiene 60 segundos, y “esto no se acaba, hasta que se acaba”. Pues así el 2016: le queda todavía una semana y muchas cosas pueden pasar aún. Ojalá que no. Pero como fuere el caso, la realidad es que ya tenemos suficiente (ya lo teníamos desde hace tiempo, pero este año se empeña en hacernos pensar que todavía no lo hemos visto todo). Y la pregunta es: ¿qué vamos a hacer nosotros? ¿Qué va a hacer México? ¿Qué hará nuestra sociedad? ¿Cómo vamos a enfrentar al 2017? Pues bien, me gustaría dividir este artículo y hablar sobre lo que México tiene por delante para el año que viene, el 2017. Pero antes de ello, quiero enumerar los retos; la próxima semana una sugerencia para cada uno de ellos.

Primero.- El triunfo de Donald Trump en Estados Unidos con sus implicaciones económicas, políticas y sociales. Me refiero a la posible renegociación del TLCAN, a la posible deportación de millones de mexicanos indocumentados y a la posible construcción de un muro fronterizo. Estas tres cosas serían devastadoras para México. ¿Estamos preparados?

Segundo.- El 2017 será el último año completo de la actual administración federal y de muchos gobernadores. La principal crisis que enfrentamos en estos momentos es de seguridad. Pareciera que el deporte favorito de este tiempo de los políticos es culpar a otros de lo “mal que están las cosas en materia de inseguridad”. La realidad es que nadie ha hecho su trabajo adecuadamente.

Tercero.- La corrupción. México enfrenta una dura crisis de legitimidad y de credibilidad ciudadana por culpa de la corrupción, que ha corroído a todos los niveles de Gobierno y a muchos políticos actuales. Independientemente de si la corrupción es un tema cultural o no, la realidad es que es esto lo que no mantiene en el atraso. Nadie puede tener certeza de ningún tipo por culpa de la corrupción y además, todo lo anterior daña nuestra imagen como país.

Nuestra nación tiene muchos retos más. Estos tres no son los únicos que enfrentaremos el año 2017, pero son en los que me quiero enfocar por el momento. Así cerramos el 2016 (que hay que olvidar, pero aprender sus lecciones) y comenzar a planear lo que vamos a hacer para que el año que viene sea mejor. Si acaso López Portillo tenía razón, somos dueños del timón, no de la tormenta, así que más nos vale capitanear el barco con destreza.
www.federicoling.com y @fedeling
*Maestro en Análisis Político y Medios de Información