imagotipo

Ora el Papa por marginados y oprimidos ante el terrorismo | Jorge Sandoval

  • Jorge Sandoval

ROMA, Italia.- El rito que evoca el Viacrucis de Jesús presidido por el papa Francisco, que recorrió este Viernes Santo la Vía Dolorosa de los pobres, marginados, niños explotados y víctimas de abusos, perseguidos, oprimidos, víctimas de las guerras, el terrorismo, la violencia, la indiferencia y las injusticias, en medio también de tantos Poncio Pilatos. Una lista interminable de “desheredados” que Bergoglio evocó con una larga oración, de esperanza y sobre todo de dura denuncia, dirigida a la “Cruz de Cristo”, al final del acto que recordó la pasión y la muerte de Jesús. Como siempre, el sugestivo escenario fue el Anfiteatro de Tito, más conocido simplemente como el Coliseo de Roma.

Un coliseo auténticamente blindado, con agentes de la policía y militares que controlaron cuidadosamente, también con detectores de metal, el ingreso de los fieles a través de especiales recorridos, evidenciando la preocupación que reina en Italia y particularmente en Roma y el Vaticano, ante posibles atentados por parte de los extremistas del terror.

El Coliseo de Roma fue el escenario para dar vida al Viacrucis de  Cristo, así como la misa del Santo Padre, como parte del Viernes Santo.

El Coliseo de Roma fue el escenario para dar vida al Viacrucis de Cristo, así como la misa del Santo Padre, como parte del Viernes Santo.

Francisco siguió el Viacrucis desde la pequeña colina del Palatino en profundo recogimiento. En las 14 estaciones, para llevar la cruz de madera se alternaron personas y familias de varias nacionalidades, de Italia, China, Rusia, Paraguay, Bosnia, Ecuador, Uganda, Kenia, Estados Unidos, Bolivia, Siria, así como el joven mexicano Rubén Guillén Soto en compañía de la centroafricana  Letitia Yando, en la décima estación, además de los frailes de Tierra Santa y de discapacitados.

El Papa Francisco rezó frente a la “Cruz de Cristo” ante la ola de violencia y terrorismo en el mundo.

El Papa Francisco rezó frente a la “Cruz de Cristo” ante la ola de violencia y terrorismo en el mundo.

Los textos de las meditaciones de cada estación, este año fueron preparados a pedido de Francisco por el cardenal Gualtiero Bassetti con el tema “Dios es misericordia” y reflejan el pensamiento y la línea del Pontífice argentino que afronta los graves problemas de la actualidad. Se subraya, por ejemplo, que “¿cómo es posible no ver el rostro del Señor en el de millones de prófugos, refugiados y evacuados que escapan desesperadamente del horror de las guerras, de las persecuciones y de las dictaduras?

Una presencia significativa, considerando los últimos terrificantes hechos de Bruselas, fue la de los exreyes de Bélgica, Alberto II y Paolo Ruffo de Calabria, padres del actual soberano Felipe.

Un Viernes Santo y un Viacrucis, marcados inevitablemente por trágicos eventos que sin embargo no impidieron la concentración de miles de fieles en el Coliseo para recordar, junto con el Sumo Pontífice, la pasión y la muerte de Jesucristo en un contexto de profunda fe y esperanza

Hoy, Sábado Santo, Francisco celebrará la llamada Vigilia Pascual en el Vaticano y mañana en la Plaza de San Pedro presidirá la Misa de Pascua de Resurrección, tras la cual, desde el balcón central de la Basílica de San Pedro dirigirá su mensaje al mundo e impartirá la bendición ‘Urbi et Orbi’, es decir, a la ciudad y al mundo.

FOTOS: AFP

/arm