imagotipo

Oración de un sentenciado a muerte

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

Largo fue el proceso de mi vida,

mi cruz fue la persecución.

Ha llegado el final.

El hombre con poder me condena,

¿y tú, Señor?..

El silencio de mi celda,

el frío de las últimas
horas de mi vida…

¿Dónde estás, oh Señor?..

Tú fuiste condenado por el error del hombre.

Yo soy condenado porque mi vida fue un error.

Señor, oh Dios, comprendo ahora tu soledad,

comprendo tu amor por los olvidados.

Qué bella pudo haber sido mi vida…

Ha llegado el final, qué tarde

me he acordado de ti, qué lejano

estabas en mis recuerdos.

La vida me enseñó a no creer en

los demás, ahora sé que el

hombre nace para morir día a día

y muere para vivir eternamente

en la luz o en la penumbra…

¡Creo en ti, Señor!

Oh Dios, dame fuerzas para

recorrer mi último calvario.

Dame memoria para recordar

todos mis errores.

Dame humildad para aceptarlos

sin rencor.

Dame corazón y lágrimas para

llorar, pues estas palabras las

borré hace tiempo de mi memoria.

Dame ternura para perdonar

mis momentos

¡Oh Señor!, déjame ver la imagen de

mi madre que nunca conocí.

Déjame soñar con una niñez feliz.

Déjame olvidar el hambre, el

frío, el desprecio y la

indiferencia del hombre.

¡Oh Dios!, dame valor para morir.

-Mi frase de hoy:

La vida es una batalla, en la que morimos en el momento en que dejamos luchar. (FJB)

e- mail: frankmireb@gmail.com