imagotipo

¿Papa Francisco visitaría China en 2017?

  • Jorge Sandoval

Por Jorge Sandoval G. | Corresponsal

Roma.- No es imposible imaginar que ya en 2017 el Papa Francisco realice un viaje a China, evento que cambiaría la historia no solo de la Iglesia sino de todo el continente asiático. Esta seria la culminación de un cada vez mayor acercamiento entre el Vaticano y Pekín, considerando que, según indiscreciones periodísticas, por primera desde la ruptura de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y la República Popular, hace mas de sesenta años, corresponderá al jefe de la Iglesia Católica  nombrar a los nuevos obispos de las sedes vacantes en China.

En base a lo que escribe en su edición  en Internet el cotidiano “Corriere della Sera” (el de mayor circulación en Italia) , este seria el fruto de un intenso y discreto trabajo diplomático iniciado en medio de grandes desconfianzas y dificultades durante el pontificado de Benedicto XVI, que ha proseguido tras la elección de Jorge Mario Bergoglio.

Según el diario italiano “varias veces en los últimos meses delegaciones pontificias han sido recibidas en Pekín y enviados chinos han atravesado los muros apostólicos”, precisando que la semana pasada se volvieron a reunir ambas partes en el Vaticano durante dos días.

“Por ahora –se precisa- ha habido un acuerdo acerca de la vieja y espinosa cuestión relativa al nombramiento de los obispos, que es prerrogativa del Papa a quien los pastores deben obediencia. El resultado es que Pekín sometería  al Vaticano una lista de nombres “gratos” al Estado pontificio y entre estos el Papa identificaría  y anunciaría el nombre del elegido.

Hasta ahora era la llamada Iglesia  Patriótica, es decir la organización oficial de los fieles católicos dependiente del gobierno de Pekín, es la que elige y nombra  autonomamente a los obispos sin consultar minimamente a la Santa Sede. Se recuerda que Juan Pablo II había recordado que los pastores elegidos de esta manera se habrían tenido que considerar automáticamente  excomulgados.

Bajo el pontificado de Benedicto XVI se llego a un mecanismo mas aceptable para Roma, o sea la Iglesia Patriótica habría elegido a los nuevos obispos en base a una lista grata en San Pedro. Un proceso que llevo a Joseph Ratzinger a declarar que la “casi totalidad” de los obispos nombrados en China están en “plena comunión con la Santa Sede”.

Contemporaneamente, el Vaticano tendrá que dejar de reconocer a Taiwan, condición absoluta impuesta  por la República popular a quien quiera enviar a un embajador bajo la Gran Muralla . Actualmente, incluyendo a la Santa Sede, son 23 los países que tienen relaciones con la “isla rebelde” y con la “Madre Patria”.

En este contexto, el “Corriere della Sera”  escribe que “optimisticamente, ya a fines de este año se anunciaría el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

De ser así, se podría hipotizar un viaje de Francisco a China en 2017. Seria el primer pontífice en visitar este país, que cuenta con 4 millones de católicos inscritos a la Iglesia Patriótica y sobre todo con 16 millones de fieles de la Iglesia clandestina, considerada fuera de la ley y oficialmente subversiva por su fidelidad a Roma.