imagotipo

Si el Papa leyera esto… / Satiricosas / Manu Dornbierer

  • Manu Dornbierer

Francisco es el primer Papa latinoamericano. Y aunque el “zika” no ha sido detectado en su patria, Argentina, el Pontífice debe tener un buen espacio en el corazón -y en la indudable claridad de su cerebro-  para la patria continental de todos nosotros, América Latina, sin importar nuestro origen. Y desde luego, El Vaticano cuenta con los fondos suficientes para investigar a fondo las plagas que curiosamente están afectando desde hace algún tiempo a países determinados, especialmente en sus costas y a menos de mil 800 m de altitud.

“En los últimos meses, el nombre de un virus desconocido hasta el momento en América Latina comenzó a circular: el zika, también conocido como ZIKAV o ZIKV. En febrero de 2015, las autoridades brasileñas comenzaron a investigar un brote de erupciones en la piel que afectaba a seis estados en la región noreste del país. Según la Organización Panamericana de la Salud, 20 países ya han reportado la detección del Zika en su territorio: Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guadalupe, Guatemala, Guyana, la Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, la isla de San Martín, Surinam y Venezuela. Pero la OPS señala que el recuento crece cada día y considera que acabará llegando a todos los países de América Latina.”

Bichos (2ª publicación)

El sábado pasado, 6 de febrero publiqué en este mismo espacio un párrafo del autor amigo Guillermo Fárber, en el que  describía todos los “bichos” que en tiempos recientes nos han asestado por estos lares tropicales americanos, presuntamente a través de moscos africanos, que quién sabe como aparecieron explorando nuestra América Latina. Como no es creíble que hayan sobrevolado el Atlántico Sur, se nos dice que se colaron en mercancías o que alguien los implantó. Los “bichos” vienen  de África un continente, según parece, al que el Nuevo Orden Mundial (NOM) estaría dispuesto a diezmar al máximo, por lo que no sería extraño que también el NOM tuviera prevista la despoblación de este continente también.

Repito el texto de Guillermo porque hace 8 días el Papa no se encontraba en México y no era factible que leyera un artículo en la prensa mexicana, pero quizás hoy lo sea. Y sería altamente  conveniente para nosotros.

“Y dale con esto. Ayer fueron el Sida, el Sars, la Gripe aviar, luego el N1H1 o Influenza porcina, el Ébola, luego la Chikungunya, hoy el Zika. Y por supuesto, la Organización Mundial de la Salud y los ‘mainstream media’ cada vez ponen a todo lo que da su sirena de alarma: ¡ésta sí es la amenaza del siglo! ¿No se te hace sospechosa tanta atingencia? Como que suena más a complicidad, ¿no? Ya párenle con tanto bicho fabricado en laboratorio como arma bacteriológica para mantenernos atemorizados y de paso diezmar a la población (sobre todo la de África). Ayer “vendieron como pan caliente” el Tamiflu, fabricado por una compañía farmacéutica cuyo propietario era, ¡surprise, surprise!; Donald Rumsfeld, ex ‘cacagrande’ del Departamento de Guerra gringo. ¿Ahora quién hará un negociote con el Zika? Se dice que es un virus patentado y que la patente pertenece a la Fundación Rockefeller.”
“Aedes Aegypti”

Hay gente en el mundo en extremo preocupada por lo que llamaremos “las plagas del Siglo XXI”, que crean pánico en el planeta igual que las pestes de la Edad Media atribuidas al “castigo de Dios” o la mala onda del Diablo. Pero lógicamente, con las comunicaciones actuales, la difusión se dispara. Y la posibilidad de que la industria farmacéutica, sea el Diablo, manejada por tiburones como el citado  Donald Rumsfeld (1932, exsecretario de Defensa de los Estados Unidos, sería mejor decir “de la Guerra”) o la también mencionada Rockefeller Foundation, ganen miles de millones es fácilmente detectable. Según los datos, los amigos de los Bush, como ese detestable Donald Rumsfeld, que se llenó los bolsillos con el Tamiflu, producen información, que debería ser estudiada por El Vaticano.

“Aedes aegypti”, el mosquito de la fiebre amarilla, puede ser portador del virus del dengue, así como de otras enfermedades, como la chikunguña y la fiebre de zika. Es miembro del subgénero “Stegomyia” dentro del género “Aedes” (al que pertenece el estrechamente emparentado “Aedes albopictus”, vector también del dengue).

Puede reconocerse por sus distintivas marcas blancas, aunque sus diferencias en aspecto con respecto a otros mosquitos pueden ser ligeras. Originario de África hoy se encuentra en regiones tropicales y subtropicales a través del mundo. En América, se presenta desde los estados del sur de EU hasta el norte de Argentina. Comparte hábitat con “Aedes albopictus”, que lo está desplazando en algunas zonas.

Hace mucho tiempo, el 18 de febrero de 1881 un científico cubano Carlos Juan Finlay descubrió que este mosquito era el agente trasmisor de la fiebre amarilla y presentó sus resultados por primera vez en la Conferencia Internacional de Sanidad, celebrada en Washington DC”.
Los moscos transgénicos

El capítulo “Moscos” del Nuevo Orden Mundial ha tenido una gran planeación por parte de los “modificadores de la Naturaleza”. Trate de buscar en internet, amigo lector, el capítulo de referencia. No solo planearon los malvados la transferencia continental de moscos malignos naturales -de África a América-  sino que también tenían ya listos ejércitos de moscos transgénicos, es decir, modificados “a modo”, para combatir a los otros. Todo esto alrededor del signo de dólares. Todo esto como meganegocio a mi parecer “de lesa humanidad”. Por consiguiente debe ser tratado el tema “moscos” por el gran poder espiritual, eclesiástico, económico que es la Iglesia católica y quien quite si también por la Iglesia ortodoxa. Separadas desde el año de 1054, se acaban de reunir después de mil años en La Habana. En efecto, la reunión del Papa Francisco y del patriarca ruso no debe pasarse por alto eclipsada (en este artículo) por ejércitos de mosquitos fabricados o naturales. Quien quite y las dos principales Iglesias Cristianas se reúnan para luchar por causas que en realidad sirvan a la humanidad.

 

Librosdemanu@gmail.com