imagotipo

Paradigma económico

  • Jorge Sánchez Tello

Disciplina Financiera Estados

La semana pasada se promulgó la Ley de Disciplina Financiera de la Entidades Federativas y Municipios se consideró y lo considero como un avance positivo porque establece reglas claras y limitantes para adquirir financiamiento por parte de los mismos. Sin embargo, tiene algunos puntos que sería bueno revisar con calma porque un exceso de regulación podría ocasionar que el crédito se frene a los Estados.

No se tiene que satanizar el uso del crédito, recordemos que cuando es bien utilizado para incrementar la infraestructura se tiene el beneficio de un impacto positivo en el crecimiento económico.

La deuda agregada de los Estados y municipios de México es solo del 3.1 por ciento del PIB, esto implica que no tenemos en el país un exceso de endeudamiento subnacional. No obstante, es importante señalar que este nivel de deuda en Estados y municipios no representa ningún riesgo para las finanzas públicas del país. Sin embargo, al cierre del 2015 Quintana Roo, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Veracruz, Sonora, Baja California, Nayarit, Ciudad de México y Zacatecas son las entidades del país con el mayor nivel de deuda como proporción de sus participaciones.

Uno de los riesgos de aplicar esta ley que es que cuando el congreso sea mayoritariamente de oposición al Gobierno estatal no se acepten proyectos de contratación de deuda aunque estén bien justificados teniendo un impacto negativo para la economía del Estado. Se corre el riesgo de que haya una mayor politización en el tema de la deuda pública.

Dentro de lo positivo, los Estados, podrán acceder a más créditos de corto plazo para poder financiar sus obras de infraestructura. Además, es importante destacar que se prevé que los créditos para los estados que tienen cuando terminan las administraciones, se abre la oportunidad de crédito en corto plazo hasta en el seis por ciento de sus ingresos y antes no se permitía en algunas entidades.

En general puede ser una buena ley que permitirá que los Gobiernos subnacionales contraten deuda con una garantía del Gobierno federal, el éxito de esta legislación dependerá de que sea bien aplicada la implementación de las medidas porque podrían verse afectadas por retrasos o prórrogas en las fechas de cumplimiento.

Otro de los problemas que he detectado es cómo van a implementar esta ley si no existe la cantidad suficiente de expertos en finanzas públicas para los Estados y ya no decir en los más de 2 mil municipios que tenemos. ¿Cómo le van a hacer? Un misterio por resolver.

Por lo tanto, es importante la certeza y el cómo se aplicará esta nueva ley sobre todo para no provocar se limite el crédito cuando sea necesario, especialmente en infraestructura porque está comprobado es fundamental para el crecimiento económico del país.

Además, es importante el tema de transparencia para que exista certeza de que el dinero se destine sobre todo a cuestiones que beneficien a los Estados y municipios, no solo al gasto corriente.

Es importante señalar que debe existir congruencia entre las deudas Estatales y municipales con la deuda Federal. La deuda que más ha crecido en desde el 2013 es la federal, en 10 puntos del PIB por lo que así como se deben de disciplinar los Estados en relación a sus deudas también lo debe de hacer la deuda federal para que no crezca de forma desmedida y se encuentre bajo control para no caer en incertidumbre las finanzas públicas.

Usar el crédito no es malo, al contrario bien utilizado puede ser uno de los detonantes para un mayor crecimiento en el país y por esta razón no se debe de sobreregular dicha actividad.

*Economista e investigador asociado de la Fundef

www.fundef.org.mx

jorge.sanchez@itam.mx

Twitter: @jorgeteilus