imagotipo

Paradigma Económico

  • Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello
  • Rumbo al 4to Informe

Estamos a unos días del 4to. Informe de Gobierno y es importante hacer un pequeño recuento de lo que ha ocurrido en nuestro país.

En materia económica, a pesar del enorme gasto gubernamental la economía sigue creciendo menos del 2.5 por ciento. Si bien, es un dato que en comparación con otras naciones de América Latina es bueno, no es lo suficiente para generar un mayor bienestar en nuestro país.

El tema de la deuda pública, es un tema que si bien empezó en la administración de Felipe Calderón, en el 2007 la el saldo de la deuda del sector público federal era de 27.6 por ciento como proporción del Producto Interno Bruto y en el 2012 fue de 36.4 por ciento; es decir, un crecimiento de casi 10 puntos porcentuales en ese sexenio.

La deuda en lo que va del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto ha pasado de 36.4 a casi 48 por ciento del PIB en lo que va del 2016 más lo que se acumule en los dos años y medio.

Es decir, en relativamente poco tiempo se ha incrementado de forma considerable la deuda del país y ha puesto en entredicho el manejo de las finanzas públicas del país. Además, el gasto público no se han cumplido los recortes anunciados.

En lo bueno, la inflación sigue dentro de los objetivos establecidos por el Banco de México.

El tema político se encuentra en un momento delicado para nuestro país, a raíz del incremento de la inseguridad y sobre todo la desestabilización en el sureste provocada por la CNTE donde refleja que en nuestro país no existe un Estado de Derecho que se aplique.

Sin duda han sido muchos factores internos los que están afectando el desempeño de nuestra economía, si bien no todo es malo porque existen sectores con mucho dinamismo como el automotriz y turístico. Existen sectores como el petrolero y está teniendo un impacto negativo en Tabasco, Campeche y Veracruz entre otras regiones del país.

El moderado crecimiento de la economía, el mayor endeudamiento y mayor gasto público pueden tener un impacto en las expectativas sobre el manejo de las finanzas públicas del país.

Las acciones en general de los gobiernos en lo que se refiere al gasto público y el cumplimiento de sus objetivos sociales y económicos, es clave para procurar una solución a los problemas de mayor desarrollo económico que requiere el país. Es por ello que, en la búsqueda de mejorar nuestra situación socioeconómica, la asignación eficiente de los ingresos constituye un elemento fundamental para alcanzar altos estándares de calidad de vida de la población.

Es importante hacer creíble los recortes al gasto y sobre todo que el manejo de la deuda en relación al PIB se mantenga en un rango controlable. Lamentablemente, la percepción de la población en cuanto al desempeño del Estado en materia de asignación eficiente de los recursos tributarios es baja.

El problema con la CNTE sigue sin tener solución y debe de encontrar alguna solución vía las instituciones y la aplicación de la ley para no seguir afectando a las personas, empresas y sobre todo a los niños que no están tomando clases.

Los retos y desafíos que tienen nuestro país hacia la última parte del sexenio no son fáciles, ante la pérdida de credibilidad es necesario tratar de recuperarla mediante soluciones, se acabó el tiempo de las buenas intenciones, es tiempo de actuar.

Toda crisis es una oportunidad para cambiar, a pesar de las cosas positivas que se han hecho en el país es necesario no seguir debilitando las instituciones que tanto trabajo y años le han costado al país ir construyendo. México necesita profundas transformaciones y solamente se podrán realizar mediante la paz.
*Economista e investigador asociado de la FUNDEF

www.fundef.org.mx

jorge.sanchez@itam.mx

Twitter: @jorgeteilus