imagotipo

Paradigma Económico

  • Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello
  • Nuevo Paradigma Económico

La teoría económica sufre oscilaciones cíclicas que van del centro-derecha a centro-izquierda y con sus radicalismos de extrema derecha y extrema izquierda. Es decir, la dicotomía Estado-mercado, libre mercado-proteccionismo ha tenido sus etapas a lo largo de la historia económica.Se han dado señales en este 2016 donde parece que estamos entrando a una nueva etapa donde se intenta regresar al proteccionismo, mercantilismo y contra el libre comercio.

El paradigma mercantilista del siglo XVI postulaba que la regulación del comercio exterior como instrumento de la prosperidad de las naciones, favorecería el desarrollo manufacturero mediante aranceles protectores de la industria nacional y la importación más libre de materias primas baratas y la promoción de las exportaciones de bienes terminados.

El paradigma liberal clásico, fundado por Adam Smith en la segunda mitad del siglo XVIII, se erigió como escuela dominante del pensamiento económico en ardua lucha contra el mercantilismo. Para el paradigma clásico, los agentes privados actuando en mercados libres y persiguiendo sus fines individuales son guiados por una mano invisible (el sistema de precios), que establece la asignación eficiente de los recursos.

En general, la oferta genera su propia demanda, puesto que el mercado garantiza el equilibrio y la eficiencia del sistema económico, cualquier injerencia del Estado en el proceso económico es considerada perniciosa. El liberalismo clásico postula el libre comercio como el medio para lograr la asignación eficiente de los recursos nacionales y, en consecuencia, para alcanzar los mayores niveles de ingreso y bienestar.

Durante el siglo XIX y XX, el liberalismo económico clásico fue severamente cuestionado por la escuela histórica alemana, por el romanticismo económico francés y por el marxismo. A su vez, estas escuelas tuvieron su gran crisis con la caída de la Unión Soviética, dejando libre el camino al capitalismo de libre mercado.

El paradigma keynesiano del siglo XX, el mecanismo de precios puede no resolver eficazmente los desajustes del sistema económico: los precios responden con lentitud a los excedentes de oferta de modo que no hay un ajuste automático e inmediato en los mercados; el ahorro no se convierte automáticamente en inversión. El paradigma económico construido por Keynes postuló la necesaria intervención del Estado para conseguir un mejor desempeño del sistema económico; durante varias décadas este paradigma dominó el pensamiento económico occidental.

En los años 70, sin embargo, aparecieron fenómenos de estancamiento con inflación y de crisis fiscal del Estado (a los que se sumó la crisis de la deuda en nuestra América Latina) que rebasaron el análisis keynesiano y estructuralista convencionales. El vacío teórico propició el ascenso y la hegemonía de las doctrinas económicas monetaristas. Friedrich Hayek y Milton Friedman tenían la respuesta: era el Estado el causante de todos los males, con su intervencionismo económico. Fue el retorno de Adam Smith y David Ricardo.

No se trata de un viraje en favor de una economía estatista ni mucho menos de retomar ideas de economías “planificadas” que fueron un fracaso, sino de seguir buscando ese paradigma en economía, que postule el sano equilibrio entre el mercado y el Estado, entre el interés individual y el interés público teniendo como eje al libre mercado.

Mis mejores deseos para este 2017, lleno de retos y desafíos para la economía mundial porque el regreso del proteccionismo y contra la globalizacióne es evidente.

*Economista e investigador asociado de la FUNDEF

www.fundef.org.mx

jorge.sanchez@itam.mx

Twitter: @jorgeteilus