imagotipo

Paradigma Económico

  • Jorge Sánchez Tello

  • Liberalismo frente al populismo
  • Jorge Sánchez Tello

En las últimas semanas he escrito sobre los riesgos del populismo en el mundo, porque hay cambios que se han realizado en Estados Unidos y otros gobiernos que aparentemente no se esperaban. Sin embargo, es un tema que he tocado en esta columna desde hace varios años.

El regreso del populismo es provocado por el desencanto hacia los partidos políticos y los gobiernos. El discurso es contra el libre comercio, y las instituciones.

El discurso populista en México ha estado presente desde hace muchas décadas porque es el que ha tratado de impedir las grandes reformas que se han hecho en los últimos 30 años, son los que no admiten que nuestro país, a pesar de los rezagos, ha avanzado en la construcción de instituciones.

El principal cambio en la parte comercial fue la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual ha permitido tener un importante desarrollo en la industria manufacturera logrando que el centro y el norte de México tengan un importante crecimiento económico.

Otra de las grandes transformaciones que ha tenido México es el desarrollo de un sistema financiero fuerte que sentó sus bases en el periodo 1995-2000.

Por ejemplo, el nuevo esquema de pensiones del sector privado sentó las bases para sanear y reestructurar los sistemas de pensiones y con las Afores ha permitido desarrollar una base de ahorro interno, que ha sido esencial para financiar muchos de los proyectos de infraestructura que se han realizado en el país.

De 1995 al 2000 es cuando se inicia la reconstrucción del sistema bancario y es a partir del 2000 cuando gracias a la modernización de la regulación se ha tenido el ciclo más exitoso en la expansión responsable del crédito y de buena calidad en la historia de México.

Otra de las grandes transformaciones que tendrán un impacto positivo en las futuras generaciones, es la Reforma Energética, la cual va a permitir construir instituciones que permiten aprovechar el potencial que tiene nuestro país en esta materia.

Que no se nos olvide, las naciones que se han convertido en desarrolladas, lo son porque han permitido a la iniciativa privada hacer lo que mejor saben hacer, la generación de riqueza, la cual permite crear crecimiento económico y, por lo tanto, más empleos.

Sin embargo, estos avances se pueden revertir. Un ejemplo, el cambio del sistema de pensiones que ocurrió en Argentina en 2008. Otro caso documentado es que cuando crece el crédito de manera acelerada y sin cuidar su calidad, es muy probable que termine en una crisis bancaria.

Por esta razón el populismo es un riesgo para México y el mundo; interrumpir el proceso que ha tenido nuestro país en estos 30 años es un peligro porque quienes terminan pagando los costos de estos gobiernos que aparentemente son los salvadores, es la población.

México necesita más liberalismo frente al populismo, más libertad política, económica y social frente las fuerzas oscuras que buscan revertir las reformas para seguir protegiendo sus beneficios indebidos, porque solo buscan financiar sus ideologías radicales que no buscan el beneficio de la población.

México necesita crear y fortalecer más empresas para enfocarlas hacia la innovación porque ese es el presente para tener un mejor país.

Algunas de estas reflexiones las pueden encontrar en el documento “Posibles impactos de tendencias políticas recientes en el sistema financiero” publicado por la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), centro de investigación independiente con sede en el ITAM sobre el sistema financiero.
*Economista e investigador asociado de la Fundef

www.fundef.org.mx

jorge.sanchez@itam.mx       @jorgeteilus