imagotipo

Paradigma económico

  • Jorge Sánchez Tello

Referéndum Reino Unido

Los mercados financieros estarán atentos los siguientes días al resultado del Referéndum en Reino Unido que se realizará el 23 de junio y los británicos deberán tomar una decisión clave en su futuro económico, financiero y político, si se mantienen en la Unión Europea o no. A este referéndum se le conoce como “Brexit”, es una contracción y mezcla de las palabras “british” y “exit” es decir “salida británica”, en inglés.

Una probable salida de Gran Bretaña de la Unión Europea puede tener un impacto en la posición de Londres como centro financiero global y puede generar volatilidad en los mercados y una mayor depreciación en algunas monedas, incluyendo el peso. Además de que el costo económico y el Reino Unido serán cuantiosos.

La Unión Europea perdería mucho porque el Reino Unido aporta aproximadamente poco más de 11 mil millones de euros al presupuesto y el mayor miedo para los europeos radica en un posible “efecto dominó”, que golpearía económicamente a los países más débiles del grupo y se crearán los incentivos para que otros países realicen referéndums para salirse de la Unión Europea. Es decir, el 23 de junio se juega el futuro de la UE.

Es difícil pronosticar el resultado, porque en las más recientes encuestas los británicos están más o menos divididos por la mitad. Uno de los principales promotores para que Reino Unido deje la Unión Europea es el conservador alcalde de Londres, Boris Johnson.

¿Por qué se quieren ir de Europa? Son varias razones, pero la principal es el poco crecimiento económico, y que está siendo frenado por la Unión Europea, con la imposición de mucha regulación, impuestos y gasto de Gobierno. Es decir, pagan un alto costo por pertenecer a la UE sin que les quede claro cuál es el beneficio para ellos.

Otro de los temas que están orillando a las personas a que vean como positiva la salida de la UE es el de la inmigración; quieren recuperar el control absoluto de sus fronteras. Es un tema delicado porque la xenofobia se está apoderando cada vez más en el Reino Unido como en el resto de los países.

Si gana el voto a favor de la salida de la UE, Escocia volvería a retomar la oportunidad para independizarse del Reino Unido. Sin embargo, buena parte de los escoceses están consientes que pagarían un alto costo si se salen de la UE. En el año 2014, el Referéndum por la Independencia de Escocia resultó negativo.

El fracaso económico y sobre todo fiscal de la Unión Europea lo vio el Premio Nobel en Economía, Milton Friedman, cuando escribía esto: “Pienso que el euro creará tensiones políticas, convirtiendo unos desequilibrios económicos que se podrían resolver acomodando el tipo de cambio en cuestiones políticas que dividirán a los países”.

“El euro ha sido una creación motivada por la política, no por la economía. El objetivo ha sido unir a Alemania y Francia para evitar guerras futuras, y de este modo sentar las bases de un futuro Estados Unidos de Europa”.

“El mercado europeo plantea una situación poco favorable para crear una divisa común. Está compuesto por naciones separadas, cuyos residentes hablan lenguas diferentes, tienen diferentes costumbres, y sienten mucho más apego y lealtad hacia sus propios países que hacia la idea de una única Europa. Además, a pesar de ser un área de libre comercio, los bienes y capitales se mueven con menor libertad que en EU”.

Todo indica que el tiempo le dio la razón pero la Unión Europea puede salvarse si el Reino Unido se mantiene y sobre todo encabeza una gran reforma económica y fiscal para posteriormente dar paso a la creación de los Estados Unidos de Europa, pero se ven difíciles estas reformas.

*Economista e investigador asociado de la FUNDEF

www.fundef.org.mx        jorge.sanchez@itam.mx

Twitter: @jorgeteilus