imagotipo

Paradigma Económico

  • Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello
  • Populismo de Izquierda y Derecha

El populismo comienza allí donde los elementos popular-democráticos son presentados como una opción antagonista contra la ideología del bloque dominante. Según Rudiger Dornbusch y otros, opinan que existe también un  “populismo macroeconómico”, según el cual son “populistas” aquellos que tienen una mirada económica que prioriza el crecimiento y la distribución del ingreso y no se preocupa suficientemente por los riesgos de la inflación y del déficit en las finanzas, por las limitantes externas y por las reacciones de los agentes económicos frente a políticas agresivas que afectan el mercado.

Los estallidos sociales de los últimos años en Francia y Reino Unido han sido identificados, en mi opinión erróneamente, como eventos aislados debidos a comportamientos individuales. Esta sociedad nuestra del espectáculo ayuda a percibirlos así porque los espectadores visualizamos estos fenómenos solo puntualmente y por breve espacio de tiempo. Por ejemplo, cuando se produce un asesinato que da lugar a multitud de protestas más o menos violentas es cuando las cámaras de televisión aparecen para “informar” (más bien para capturar imágenes o videos que les permitan vencer en la competición de lo espectacular) y es en ese momento cuando los espectadores interpretamos dicha información y percibimos lo que sucede, el fenómeno.

En realidad esos fenómenos responden a causas más profundas y complejas instaladas en la realidad social desde mucho tiempo antes. En el Reino Unido los estallidos recientes tenían más que ver con la frustración social y económica que con la etnia o, como se decía en los ambientes conservadores, por la falta de moralidad y el aburrimiento. En Francia, la quema de coches en barrios marginales es tan constante que desde hace más de una década hay una película impresionante –”La Haine”- que reflejó con mucho acierto las condiciones sociales de aquellos barrios. En ambos casos la noticia solo llega a la gran masa de la sociedad a través de los medios de comunicación y solo cuando un evento concreto supera el límite de espectáculo necesario.

Con las crecientes desigualdades, una crisis económica mundial que no cede, y con una frustración social, el mundo de hoy está expuesto a la amenaza de los nuevos populismos. Populismos de izquierda y de derecha, pero todos riesgosos por igual.

Las sociedades deben estar alertas, frente a quienes se aprovechan de sus riesgos y preocupaciones, ante los que siembran odio y rencor, con el único fin de cumplir sus agendas políticas y satisfacer sus ambiciones
personales.

Trump, Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa, Partidos como Morena y Podemos, se parecen a los neopopulistas por haber irrumpido con una postura en contra del dominio de la partidocracia, pero se diferencian pues sus políticas económicas nacionalistas y redistributivas son opuestas al liberalismo económico.

A diferencia de los populismos de derecha de Fujimori y Menem, que combatieron la hiperinflación, estos líderes luchan por Reformas Estructurales y de largo plazo, como la reducción de la desigualdad y de la pobreza. Sus políticas estatistas les dan más control sobre la economía que las políticas neoliberales que redujeron el poder del Estado. Los populistas de izquierda son parte de un nuevo bloque antihegemónico que no busca el apoyo de los organismos internacionales y que más bien crean pactos económicos regionales y globales.

Los populistas están de regreso y debemos estar alertas porque hoy como nunca está en riesgo la libertad política y económica.
*Economista e investigador asociado de la FUNDEF.

www.fundef.org.mx

jorge.sanchez@itam.mx

Twitter: @jorgeteilus