imagotipo

Paradojas

  • Eduardo Andrade

Dr. Eduardo Andrade Sánchez

Los empresarios seguro vieron lo que aquí publicamos hace tres semanas y aplicaron aquello de que el que vota no manda, pero el que paga, sí.

—¡Claro! la mayor presión es la económica, por eso amenazan con no pagar impuestos si la autoridad incumple su deber de aplicar la ley.

—Pero no fueron lejos por la respuesta. Aristóteles se sintió Zeus y les lanzó rayos y centellas advirtiéndoles que más les vale que conozcan un buen constructor de túneles.

—Pues varios dirigentes de la CNTE no necesitaron ningún túnel para salir  del penal.

—Eso es lo que hace trinar a los empresarios, los bloqueos ilegales los fastidian y sienten que el Gobierno es blandengue con unos y muy estricto con ellos.

—Y tienen razón, pero no lograrán lo que la CNTE porque en el Ángel se vieron muy modositos.

—No creas, ya iniciaron otra táctica. Van a pedir amparo y eso sí funciona. A los que querían fumar mota les salió bien.

—No seas vulgar, no “querían fumar”, solo mostrar la necesidad de cambiar las políticas públicas.

—Uy, bueno, el caso es que un amparo echó abajo los acuerdos en los que Gobernación hizo “concesiones a los maestros no apegadas a la ley” para decirlo con la elegancia que quieres, por no decir que dobló las manos.

—¡No, no, no!, nada de eso, no seas injusto. Gobernación está haciendo su máximo esfuerzo para impedir que se incendie el país.

—Pues será el sereno, pero dos veces los jueces ya hicieron valer su autoridad frente a esa Secretaría. Gracias a un amparo desbloquearon Bucareli.

—¡Vaya! Siquiera que los jueces sí se fajan los pantalones para hacer cumplir la ley.

—Pero San Osorio tiene poderes mayores. Es bien milagroso. Pronto va a haber procesiones de rodillas para pedirle milagros. Ya por lo menos hizo el de resolver un secuestro como relámpago.

—Entonces, en vez de pedir amparo podrían ir a arrodillársele los dirigentes empresariales.

—Mira, deja de hacer burla de eso que es una verdadera tragedia.

—¡Perdón! pero a veces un poco de humor ayuda a contrarrestar la indignación. Entiendo que hay que evitar herir susceptibilidades, pero no debe llegarse al extremo de prohibir el humor que relaja el espíritu y permite desfogar la inconformidad generalizada. Nomás observa el titipuchal de memes que circulan por redes sociales, esos cumplen una función social. Es menos mala una salida chistosa, que los insultos infames que veo en las mentadas redes.

—Puede que tengas razón; de todos modos la desesperación de una madre no debería ser materia de risa y menos aún que se le implore a un servidor público para que la autoridad haga lo que debe.

—Es verdad, retiro mis gracejadas y coincido contigo. Ninguna madre debería humillarse y rogar por no saber de un hijo, sea cual fuere la razón. Si una tuvo que pedir de rodillas que la atendieran, y lo hicieron con rapidez, quiere decir que es posible y que quizá las policías no son lo suficientemente diligentes en todos los casos.

—¡Por fin entras en razón! y te das cuenta de lo grave que es esto. Igual lo de los desaparecidos requiere mayor atención. El problema se disparó el sexenio pasado pero el actual no tuvo el tino de deslindarse y exigir cuentas al anterior.

—Y resulta que ese pasado ya viene de regreso. Si la familia Clinton gana allá, la Calderón puede hacerlo acá.

—Falta que entonces le volteen la consigna bíblica para aplicarle: “con la vara que NO mediste, serás medido”.

—Las omisiones de hoy pueden ser el combustible de las persecuciones del mañana.

—¡Híjole! Ahora sí que como la Selección frente a Fiji, cambiaste para bien, del humor de mal gusto a la filosofía y la retórica.
eandrade@oem.com.mx