imagotipo

París: La violencia acumulada / Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

“La violencia, sea cual sea la forma en que se manifieste, es un fracaso”

Jean Paul Sartre

1. Asomémonos a la historia. El cementerio del Père Lachaise, en el este de París, es el único monumento público que los turistas han podido visitar éste fin de semana. En uno de sus muros fueron fusilados entre el 21 y 28 de mayo de 1881, miles de defensores de La Comuna, la gran revolución popular que se había apoderado de la ciudad. Siempre hay flores frescas, que recuerdan que en la capital francesa la violencia política es vieja y persistente (El País, 16/11/15 p.8).

Sigamos las huellas de la historia, ahora no tan antigua. La matanza cometida en la sede del semanario satírico Charlie Hebdo, el pasado enero, precipitó una transformación legislativa, operativa y presupuestaria de la estrategia antiterrorista francesa, pero las ambiciones del plan se han resentido de la tragedia descomunal que implica ya el 13-N. El atentado del viernes pasado es la mayor carnicería que París ha conocido desde la Segunda Guerra Mundial y la “razón” por la que el presidente Hollande ha declarado un estado de emergencia nunca aplicado en toda Francia desde 1961, partiendo de una ley que se remonta hasta 1955 y cuyos detalles –superpoderes policiales, control de la prensa, limitaciones al derecho de reunión– pretenden neutralizar a un enemigo ubicuo, imprevisible e inevitable (El País, 16/11/15 p.9).

2. Una reacción violenta a la violencia. Entre sábado y domingo se puso en marcha la primera medida reactiva contra el grupo Estado Islámico (ISIS), tras los ataques de París. El ministerio de defensa francés informó de una fuerte ofensiva aérea sobre la ciudad de Raqa, la cuna de los yihadistas en el norte de Siria. Según la información de Defensa una decena de aviones militares bombardearon un puesto de mando del ISIS, que también servía como centro de reclutamiento y de depósito de armas y municiones, el cual fue destruido. Los aviones que lanzaron en total 20 bombas también alcanzaron un campo de entrenamiento del grupo. La ofensiva fue lanzada en coordinación con EU.

3. La ecuación unitaria del G-20, pero no tanto. Con una condena a los “atroces” atentados del viernes pasado en París y un llamado a adoptar medidas para cortar los ingresos financieros y restringir la libertad de movimiento a los extremistas así como contribuir a gestionar la crisis de refugiados en Europa, terminó la cumbre en Turquía.

Sin embargo, el presidente ruso Vladimir Putin, aguó ayer la reunión del G-20 al minar la credibilidad de sus acuerdos y criticar la errónea política de Francia con el régimen de Asad en Siria. Putin sostuvo que hay 40 países que están financiando el terrorismo, incluidos algunos miembros del G-20. Aseguró que él mismo ha facilitado a los reunidos “ejemplos de financiación de distintas unidades del ISIS por parte de sujetos privados”.

Epílogo. El injustificable ataque a París es tan repudiable como el que realiza la coalición internacional liderada por Washington, que como se sabe es resultado de una larga y compleja lucha por apoderarse de la rica zona petrolera que abarca zonas de Siria e Irak. Lo que se avecina es predecible: más guerra, más islamofobia, más sentimiento antinmigrante. Estas son las respuestas del bloque hegemónico contra los grupos de fanáticos. Las victimas es lo que menos importa. El llamado “Derecho penal del enemigo” en vivo y a todo color, descaradamente y sin rubor. Detenciones y ajusticiamientos avalados por un mundo asustado por los mismos que fabrican violencias y crean a los “otros”. La pesadilla.

pedropenaloza@yahoo.com / Twitter: @pedro_penaloz