imagotipo

Parques de atracciones

  • Cuadratura: Enrique pardo Genis

Esta semana quiero hablar de un concepto que pareciera ligado a la modernidad, pero que le va a sorprender su antigüedad. Se trata de los parques de diversiones, que sin más rodeos le cuento que su antecedente más remoto data del año 1583. Ese fue el año en que surgió el primer parque de atracciones en el norte de europa; exactamente en Dinamarca, en un lugar llamado Kampenborg, muy cerca de Copenhague. El nombre de este espacio es “Bakken” y en sus inicios ofrecía paseos guiados por los jardines, bailes, fuegos artificiales y juegos de destreza. Una de las cosas más interesante es que sigue activo al día de hoy.

Más tarde, en 1661 una segunda ola de parques de recreo llegó, y uno de los primeros fueron los jardines de Vauxhall, en Londres, Inglaterra. Dentro de sus atracciones tenía senderos para citas románticas, equilibristas, globos de aire caliente, conciertos y fuegos artificiales. Y aunque originalmente estos jardines fueron diseñados para la élite, pronto se convirtieron en lugares para todo público.

A mediados del siglo XVIII, el científico ruso Andrei Nartov creó la legendaria “montaña mecánica”, las cuales fueron bautizadas años más tarde por los soldados del ejército de Napoleón, tal como las conocemos ahora: “la
montaña rusa”.

En 1884, los estadunidenses perfeccionaron el sistema de los rusos, y en Nueva York aparecieron los primeros carretones mecanizados sobre rodillos, que bajaban por carriles. Así se inauguró el primer parque de diversiones moderno, donde se cobró la admisión general por primera vez, para el área de juegos mecánicos; y donde los grandes atractivos fueron la rueda de la fortuna y la versión estadunidense de la
montaña rusa…

Como dato interesante cabe mencionar que la montaña rusa fue inventada para divertir a la emperatriz rusa Catalina “La grande” y terminó entreteniendo a los pueblos de todo el mundo. Y otro dato curioso es que aunque en todo el mundo conocemos a “la montaña mecánica” como montaña rusa, en Rusia se le dice: “Montaña americana”. Para 1987, los japonés hicieron su propia versión e inventaron muchas otras atracciones con la misma lógica. Entrados en el nuevo siglo, exactamente en 1928, se creó en Moscú, Rusia, el mayor parque de atracciones de Europa del este: el parque Gorky, bautizado así en homenaje al escritor soviético Máximo Gorki.

En 1955, Walt Disney se acercó a un gran número de empresarios para conseguir un financiamiento de cien mil dólares para construir su propio parque de diversiones, y todos… completamente todos le dijeron “no”. El mundo todavía no estaba listo para lo que se venía. Pero tras el rechazo de los empresarios, el señor Disney empeño todas sus acciones para construir su parque soñado. Así, nació el primer Disneylandia el 17 de julio de 1955, en Anaheim, Estados Unidos, un centro de atracciones dedicado a viajes fantásticos de los famosos dibujos animados por el país. El parque pronto se hizo muy popular y Walt Disney recuperó su inversión rápidamente…

Pocos años después, en 1961, en Arlingtone Texas, surgió el parque temático Six Flags over Texas, que ondeaba las seis banderas que han ondeado en Texas a lo largo de su historia: la de España,
Francia, México, la República de Texas, Estados Unidos y los Estados
Confederados de América.

Por su parte, a México llegó el primer parque de diversiones en 1964. Éste se ubicó en la segunda sección del Bosque de Chapultepec, en la Ciudad de México, con el nombre de “La feria”… luego se inauguraron los parques Plaza Show y Skatorama, en el Estado de México. Cerca de 20 años después abrió sus puertas quizás el parque más famoso en este país, y el más grande de América Latina: “Reino Aventura”. Fue construido en 1982, en 45 hectáreas del Parque Nacional Tlalpan. Su mascota original, un dragón rosa llamado Cornelio, figuraba en cada rincón del parque. Una de las mayores atracciones de Reino Aventura fue la ballena orca “Keiko”, que tras su anunciada partida para el año 2000, atrajo a miles y miles de espectadores que le dijeron adiós. En 1999, Premier Parks compró el parque y a principios del año 2000 éste cambio su nombre a “Six Flags México” que abrió al público en 2002.

Como conclusión tengo solo dos observaciones. La primera es que no deja de sorprenderme el hecho de de que el primer parque de diversiones sea de 1583, y no solo eso, sino que además siga activo. Y la segunda es que es una verdadera lástima que “Reino Aventura” ya no exista.

Viva la vida y sea feliz.

Correo: kikenis@yahoo.fr

Twitter: @EnriqueParGen