imagotipo

Participación ciudadana gana terreno | Jorge L. Galicia

  • Jorge Galicia

El anhelo ciudadano de mayor participación encontró eco en el proyecto de Reforma Política que en diciembre de 2013 se aprobó en la Cámara de Diputados con 409 votos a favor, 69 en contra y 3 abstenciones. La minuta, del proyecto que tuvo su origen en la Cámara de Senadores, fue regresada al senado y ese mismo día el texto quedó avalado en la Cámara Alta con 95 votos a favor, 11 en contra y dos abstenciones. Posteriormente, ya con el aval de más de la mitad de los congresos locales, recibió la declaratoria oficial de su promulgación el 22 de enero de 2014.

Con dicha reforma constitucional se realizaron varias modificaciones a nuestra Carta Magna, temas que ya en otro momento hemos comentado, por lo que ahora haré referencia sólo a la figura de la iniciativa ciudadana.

Con dichas modificaciones hoy los ciudadanos cuentan con la oportunidad de iniciar modificaciones y derogaciones a reglamentos y leyes opueden plantear iniciativas para crear un orden legal nuevo en cualquier materia y sin la necesidad de buscar la mediación de representantes de los poderes Ejecutivo y Legislativo, pero con elrequisito único de que sus propuestas deban contar con el respaldodel 0.13 por ciento del padrón electoral vigente, lo que en términos llanos significan aproximadamente 120 mil firmas de ciudadanos con credencial de elector.

Lo anterior viene a colación porque hace unos días el Senado de la República recibió para su trámite y proceso correspondiente la primer iniciativa ciudadana con la que se plantea crear la Ley General de Responsabilidades Administrativas, conocida como “Ley 3 de 3”,donde, entre otros objetivos, se establece la obligación de todos los funcionarios públicos, en los tres niveles de Gobierno (federal, estatal y municipal), de hacer públicas tres declaraciones: declaración patrimonial, de intereses y fiscal. Además, define reglas claras de conducta para los servidores públicos y actores privados, así como sanciones para los corruptos.

Al poder legislativo llega con cerca de 300 mil firmas de apoyo, pero por si éstas fueran pocas, estudios de opinión pública señalan que la iniciativa cuenta con un amplio respaldo en la opinión pública mexicana. Según la encuestadora Parametría, de acuerdo con datos de su más reciente encuesta nacional en vivienda, siete de cada diez entrevistados (74 por ciento) están de acuerdo con que los servidores públicos realicen esos tres trámites.

Esos datos demuestran que más allá de los problemas económicos o de inseguridad por los que atraviesa nuestro país, la mayoría de los mexicanos tienen enorme interés en que la clase política ponga el ejemplo en el combate a la corrupción, e incluso -con datos del mismo estudio- el 65 por ciento de los mexicanos apoya que sea obligatorio para los candidatos a algún puesto público presentar estas tres declaraciones.

No hay duda, la participación ciudadana gana terreno cada día y los escenarios políticos que se avecinan serán diferentes, ya que hoy se habla de la iniciativa ciudadana “3 de 3”, pero la Reforma Política-Electoral también abrió la oportunidad a las candidaturas independientes, las cuales hoy son una realidad en Gobiernos estatales, diputados federales, presidencias municipales y congresos locales.

Ojalá que los partidos políticos y sus militantes se pongan las pilas para que sus acciones y propuestas avancen a la par de los intereses ciudadanos, de lo contrario será la fuerza ciudadana y sus votos los que los hagan cambiar.

jorgelgalicia@yahoo.com.mx

/arm