imagotipo

Participación de personas con discapacidad

  • José Roberto Ruíz Saldaña

  • José Roberto Ruiz Saldaña

El Instituto Nacional Electoral (INE) elaboró por primera vez un informe sobre la participación de personas con discapacidad en la integración de las mesas directivas de casilla, a propósito de la elección de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México y de los procesos electorales locales que tuvieron su jornada electoral el pasado 5 de junio.

Los resultados son interesantes y nos recuerdan grandes pendientes que tiene la institución en la materia. En primer lugar, destaca que en todas las entidades federativas en donde hubo elecciones se integraron casillas por funcionarios con alguna discapacidad. Incluso, en Aguascalientes, Durango, Tlaxcala y Zacatecas hubo funcionarios con alguna discapacidad en todos sus distritos. En las 14 entidades del país donde hubo elecciones, se instalaron un total de 469 casillas con funcionarios en esa condición. El distrito federal 06 de Veracruz, con cabecera en Papantla, fue el que registró a más ciudadanos con alguna discapacidad con un total de 23.

Los Estados con el mayor número de casillas integradas por funcionarios con discapacidad fueron Ciudad de México (116), Veracruz (109), Sinaloa (46), Tamaulipas (39) y Oaxaca (29). Los Estados con el menor número de casillas fueron Quintana Roo (2), Chihuahua y Tlaxcala (12), Durango (13) e Hidalgo (16).

Por género, del total de 482 ciudadanos, 185 fueron mujeres y 297 fueron hombres. Se trató de 68 presidentes, 61 secretarios, 60 primeros escrutadores, 58 segundos escrutadores y 235 suplentes generales. El INE apreció que la mayoría de ciudadanos presentaron una discapacidad de tipo física con un total de 360 ciudadanos. Los casos de discapacidad mental fueron 10, intelectual 18, y sensorial 109 (31 auditiva, 53 visual y 25 de lenguaje).

Ahora bien, el INE tomó medidas para garantizar la participación de las personas con discapacidad en la integración de las mesas directivas de casilla, como realizar capacitación a domicilio, en lugares y horarios convenientes para ellos y ellas; apoyar con el traslado a la capacitación, al simulacro y con el paquete electoral, para lo cual dieron un gran apoyo los capacitadores-asistentes electorales; ubicar casillas con fácil acceso; facilitar que alguna persona de confianza apoyara a la persona con discapacidad; apoyar para el llenado de actas; mejorar la iluminación; adaptar el material para la capacitación; realizar más simulacros y más capacitaciones, entre otras.

Adicionalmente, cabe señalar que 299 ciudadanas y ciudadanos sí requirieron de algún tipo de apoyo o medida para poder desempeñar sus actividades el día de la Jornada Electoral y los 183 ciudadanos y ciudadanas restantes manifestaron no requerir ningún apoyo o medida para realizar sus actividades como funcionarios de mesas directivas de casilla.

Sin duda, hay que reconocer el sentido de responsabilidad de las mexicanas y mexicanos con discapacidad que participaron en las pasadas elecciones. El INE debe continuar documentando y garantizando esa participación, incluso con la intervención de personas de la confianza del funcionario designado con discapacidad, aun cuando la legislación es muy rígida sobre las funciones de quienes integran las mesas directivas de casilla.

Consejero electoral del INE

@Jose_Roberto77               joseroberto.ruiz@ine.mx