imagotipo

Paso a paso podemos llegar a nuestro “yo ideal” | De carne y hueso | Sonya Valencia

  • De carne y Hueso: Sonya Valencia

Los propósitos de Año Nuevo son buenos deseos, metas o promesas que nos hacemos durante las fiestas de fin de año, algunas veces para lavar nuestra conciencia, porque nos hemos excedido con los festejos, y otras para tratar de mejorar, de alguna manera, para el siguiente año.

Sin embargo, no siempre las metas que nos proponemos son alcanzables, lo cual nos lleva a la frustración y con ello, a olvidar un año más, nuestra lista de buenos propósitos.

Ante esta situación, expertos como Liliana Águila Gill, psicóloga de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en una entrevista realizada por la agencia de noticias Notimex, dice que contrario a lo que se piensa, nuestros propósitos pueden ser alcanzables, siempre y cuando sea fácil ejecutarlos.

De ahí la importancia de que nuestra lista de Año Nuevo, esté compuesta por acciones que nos ayuden a mejorar nuestro estado de ánimo, físico y psicológico lo cual nos ayudará a tener una mejorar calidad de vida.

Decirlo, suena fácil, pero cómo hacerlo. Liliana Águila Gill dice que cuando una persona está en proceso de cambio, es importante que mire su “yo real”, con sus características presentes y sus limitantes actuales, y posteriormente, se visualice en su “yo ideal”.

Para cumplir nuestras metas, ella recomienda que nos preguntemos: “¿Quién soy en este momento? ¿Qué hice el año que acaba de terminar? ¿Quién quiero ser en 2016?¿Quién quiero ser el resto de mi vida?¿Cuántos años tengo para lograr lo que quiero ser? ¿Cuántos años he desperdiciado o no he invertido en formar a quien quiero ser?”.

HAY QUE fijarse metas alcanzables como: hacer ejercicio, cambiar nuestros hábitos alimenticios y dejar de fumar.

HAY QUE fijarse metas alcanzables como: hacer ejercicio, cambiar nuestros hábitos alimenticios y dejar de fumar.

Posteriormente, hay que fijarse metas alcanzables como: hacer ejercicio, cambiar nuestros hábitos alimenticios y dejar de fumar. Solo tres propósitos que se pueden hacer todos a la vez.

Empecemos por el primero: hacer ejercicio. El maestro Óscar Franco Ávila, profesor de actividad física y deporte de la misma Universidad Autónoma de Nuevo León, dice que practicar alguna actividad física es tan sencillo como cepillarse los dientes todos los días.

“Es un hábito que hay que hacer a diario cinco o 10 minutos. Salir a caminar a la calle, ir caminando al supermercado y subir escaleras, ya con esto, hasta cierto punto, cumplimos con un régimen de activación física”, asegura. Aunque hay que hacer la aclaración que si el objetivo es mantener un estado físico óptimo, esta actividad tiene que ser más prolongada y más intensa. En este caso lo mejor es practicar algún deporte o acudir al gimnasio, hacer yoga, aeróbics, etc.

Ahora vamos con el segundo propósito de Año Nuevo: cambiar nuestros hábitos alimenticios. A este respecto la nutrióloga Sofía Cuéllar Robles dice que al intentar bajar de peso, a través de la comida saludable, los hábitos deben modificarse poco a poco. “Es paso por paso, comenzar con una acción y perseverar. Por ejemplo, tomar agua todos los días. Después comenzar a mezclar los alimentos con verduras. Posteriormente integrar a la alimentación frutas en lugar de comida chatarra”.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones será posible cumplir nuestra segunda meta.

Y la tercera, tal vez la más difícil, es dejar de fumar. Hay muchas maneras de dejar el hábito del cigarro. Los miembros de la familia, los amigos y los compañeros de trabajo pueden servir de apoyo, pero para tener éxito, se debe tener el deseo verdadero de dejar de fumar.

La mayoría de las personas que han sido capaces de dejar de fumar exitosamente hicieron al menos un intento infructuoso en el pasado, pero hay que tratar de no ver los intentos pasados por dejar de fumar como fracasos, sino más bien como experiencias de aprendizaje.

Dejar de fumar es difícil, pero cualquiera puede hacerlo, al igual que los otros dos propósitos. Si este año alcanzamos estas tres metas, seguro el año próximo podremos alcanzar otras aun más difíciles y en poco tiempo seremos la persona ideal que deseamos ser. ¿Por qué no empezar este 2016?

/arm