imagotipo

Pasos de Diamantina

  • Pasos de Diamantina: Lorena Avelar

Por todas la mujeres.

  • Mujer de Luz
  • Lorena Avelar

La mañana llega impetuosa y radiante como un astro. Las pestañas se pasman de tanto fulgor y encanto. Es un amanecer temprano, entre nubes de oro y nácar, se esconde tu ser divino y tu voz se pierde en el poniente entre ápices de alabastro.

Mujer de luz, el mundo, te dará cuanto contiene, tuyo es el universo sutil que lo sostiene. Siento con mis palabras, no decir nada nuevo, el tema es viejo, y la palabra rancia, también está trillado el camino por el que te mueves.

Mujer de hoguera, de garra y de quebranto, mujer de cielo con plumas de quetzal, de águila y de pájaro; mujer de música, de ríos y de mar, mujer iluminada y sutil, víctima de mi canto.

Mujer de luz con lengua de diamante pulido. Reina del alba, y lucero del crepúsculo, que das cobijo a las estrellas. Pasas entre rosas y jazmines y tu andar se adivina sin sentido, tus pies no alcanzan a curar las llagas que, día a día, te produce el desamor del mundo y sus ataques envilecidos.

Mujer de caricias de lluvia, de ternura y misterio, que hablas en el mayor de los silencios, con la más alta de las verdades, contra marea, o a favor de todos los vientos. Mujer de sueños, sumergida o implorando piedad al desvelo. Mujer de gala, del mal entendido orgullo, la del traje de hielo. Mujer de fuego que arde con fruición, ante el amor y la pasión de su deseo.

Mujer de luz, con bandera del vivir en tu tiempo, caminas, paso a paso, maquillando lo triste y deleitándote en lo bello que te aporte el momento. Y con Pasos de diamantina desenredas tu escarnio, el furor y el delito de todos tus sentimientos.