imagotipo

Pasos de Diamantina / Lorena Avelar

  • Pasos de Diamantina: Lorena Avelar

Mar Caribe
Llega la aurora: tengo al frente el mar Caribe, azul y plata, agitado como mi alma, por grandes tempestades y momentos en calma; sobre mí, el cielo más bello, la más hermosa sinfonía de colores, el más grandioso derroche de luz…Tú estás conmigo, porque abandono todo; conmigo en los postreros latidos de la vida, en las íntimas fulguraciones de la conciencia.

Apuesto por esto en mi propia tierra, donde no soy extraña, donde no me condeno a la soledad tortuosa, donde mis dedos se mueven y mis letras vuelven a fluir como las olas, llenas de signos vacilantes, las manos que estrechan las horas del amor, de la esperanza y de la fe, espiando la realidad de este supremo instante.

Me interno en este mar tan tuyo y, ahora tan nuestro, se mueren todos los recuerdos, los que detienen el futuro y hacen retroceder al abismo, se ahogan en los últimos pensamientos, en las noches galantes de este mar siniestro, de grandes bellezas y grandes hermosuras, mostradas a mi alma por
níveas castidades.

Mar Caribe solo quedas tú como ilusión señoreando el infinito, dominando la eternidad. Me toca la misión del relámpago: rasgar para siempre las tinieblas, fulgurar sobre el abismo sin perderse en el vacío. Me toca la misión de andar con Pasos de diamantina sobre esta arena que hace mella en nuestros suspiros.