imagotipo

Pemex: El Significado del Recorte Presupuestal / Horizonte Económico / Luis G Álvarez Tostado Valdivia

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

Hace una semana se dio a conocer de manera específica el recorte de 100 mil millones de pesos (mmp) que autorizó el H. Consejo de Administración de Pemex a propuesta de su Director General Dr. José Antonio González Anaya.

Si quisiera hablar como economista diría que se dio un ajuste al gasto, que ya muchos suponemos es una reducción de gasto, pero para no matizar o confundir nosotros hablamos de un recorte presupuestal.

Si hacemos un pequeño diagnóstico del significado de esta reducción podemos decir que es el 76% del recorte total del Gobierno federal; representa el 22% del presupuesto 2016 aprobado a Pemex; con el recorte no se alcanzaría a pagar el pasivo circulante de la empresa que es del orden de 147 mil millones de pesos, lo que representa 47% más del recorte del gasto y que si se paga a un ritmo de 20 mmp por mes, se estar liquidando en más de 7 meses, es decir, los proveedores deben de tener paciencia para que les llegue su pago. La reducción del gasto representa la quinta parte de la pérdida total de Pemex en el 2015, está perdida es después del pago de impuestos, en los primeros meses del año, la perdida que se ha dado es antes del pago de impuestos, lo que es muy grave, en otras palabras, actualmente entre más se produzca más se pierde por que el costo primo es más alto que los ingresos por barril producido.

Así de grave es la situación y uno de los comentarios más desafortunados del nuevo Director General es que Pemex tiene un problema de liquidez no de solvencia, esto parece broma, pero así fue la declaración, ya me veo diciéndole al banco al cual le debo, que me espere porque estoy desempleado y actualmente tengo un problema de liquides, no tengo ingresos para pagarle, pero en el futro tendré muchos ingresos y le podré pagar, pues tengo muchas expectativas de un buen trabajo, el banco no se conformará con mi solvencia y me seguirá solicitando el flujo de efectivo o la liquidez, el dinero y no esperará a mi ingresos futuros.

Analizando las características del recorte autorizado se demuestra lo que suponíamos la mayor parte le pega a la inversión. Se señala que el 13.1% del recorte lo asume el corporativo si suponemos que este es el gasto administrativo que se señala como un aumento en la eficiencia, aplicando este porcentaje a las empresas subsidiarias llegamos a concluir que a lo más 20 mmp son disminuciones que provienen del gasto administrativo entre los que seguramente destacaran sueldos, salarios y prestaciones, que aunque no querido decir cuántas personas perderán su empleo, debemos de suponer que son muchas, para poder lograr una reducción tan importante. Cerca del 10% sería reducción de costos, en donde se incluye una disminución en la producción de más de 2 millones de barriles diarios lo que representa el del 3.5% de la plataforma de producción y la cancelación de 3% de los pozos petroleros, la característica de esta disminución es que aquellos pozos que produzcan por encima de 25 dólares por barril tendrán que ser cerrados hasta en tanto se vaya incrementando el precio internacional del petróleo.

La inversión afecta directamente a dos empresas subsidiarias, Pemex Transformación Industrial donde se incluyen las refinerías con 35.4 mmp y Pemex Exploración y Producción con 27.5 mmp menos, el demás ajuste de inversión está en esta última subsidiaria que dejara de invertir en la producción del petróleo en pozos no rentables.

En esta situación hay una paradoja, muchas veces Pemex sacó adelante al país en crisis económicas, recuerdo la del sexenio de López Portillo que hablaba al inicio de administrar la riqueza, haciendo referencia a los ingresos petroleros que se generaría después del descubrimiento del yacimiento petroleros de Cantarell y acabamos con las lágrimas del expresidente en su último informe de gobierno, con una devaluación e inflación muy importantes y con la nacionalización de la banca, el petróleo fue parte importante para enfrentar la crisis.

La paradoja se refleja en que ahora con la Reforma Energética que convirtió a Pemex en una empresa productiva del Estado, le decimos ráscate con tus propias uñas y no contagies al gobierno con tus problemas, en principio está bien el razonamiento, pero para la empresa es muy injusto, aunque nadie puede hablar de justicia en un recorte presupuestal de estas magnitudes.

Pemex llego a financiar dos terceras partes del presupuesto anual del Gobierno federal y ahora que seguramente estará por debajo del 20% al concluir el año, todos hablaremos mal de Pemex y de la Reforma Energética, pues relacionaremos estos dos hechos aunque sean independientes.

Una empresa con costos altos, baja productividad, muchos despidos, baja inversión y muy devaluada socialmente podrían ser las características que queden después de la reducción del presupuesto.

Ojala Pemex logre salir de esta, la peor crisis que ha tenido, pues un Pemex fuerte significa un México fuerte.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado