imagotipo

Pérdida de asombro… / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Cuando en noviembre ocurrieron los ataques terroristas en París, que cobraron la vida de cuando menos 130 personas y tres centenares quedaron heridas, la indignación se propaló por todo el mundo. Durante cinco, seis días la información fluyó de manera abundante. Algunas aportaban nuevos indicios y otras comenzaron a repetirse. Sin embargo, hasta antes de lo de Bruselas, todavía se hablaba del 13/11/15 y el pasado viernes el presidente François Hollande se refería a que el tema estaba en la mesa y la guerra continuaba.

Bruselas se cimbró. Aeropuerto y estación del Subterráneo fueron escenarios de dos ataques. Murieron 31 y 300 están heridos. La noticia dio la vuelta al mundo y en solamente 24 horas perdió fuerza.

¿Acaso nos estamos acostumbrando a estos eventos? Parece que se perdió la capacidad de asombro. O se trata de una estrategia que desmoralice a los terroristas para que sientan que no causan el daño que pretenden.

No lo sé. Como periodista que tuve la oportunidad de cubrir guerras y revoluciones, en las que los cuerpos mutilados son imágenes imborrables, me asombra que en Europa hayan perdido la capacidad de asombro.

Han transcurrido menos de 48 horas de los atentados y la información que proviene de Bruselas se remite a los eventos de recuerdo, los reclamos a los 28 gobiernos que no han sabido contener la presencia de los miembros del mal llamado EI y al descubrimiento que no eran tres sino 4 los atacantes. ¿Y los muertos?… ¿y los heridos?

¡No perdamos la capacidad de asombro aunque sea una
estrategia!