imagotipo

Peter Pan/ Lolita Cortés

  • Entre Piernas y Telones : Hugo Hernández

Mi historia con Lolita Cortés es larga, cercana a las cuatro décadas. Recuerdo con gran nitidez la primera vez que la vi en un escenario. Fue en Anita la Huerfanita, donde sus muchos talentos empezaban a florecer y ya anticipaban el papel que llegaría a ocupar como la indiscutible reina de los musicales de nuestro país.

Canto Verde, José el Soñador, Qué Plantón, La Isla del Tesoro, Una vez en la Isla, son algunos de los títulos sobre los cuales se levantó su bien ganado prestigio no solo de talentosa, sino sobre todo de responsable, entregada, disciplinada, apasionada, buena compañera…

Su coronación como la máxima intérprete en este género llegó hace exactamente 20 años, cuando en 1997 protagonizó La Bella y la Bestia, que OCESA montó como el primero de los musicales de gran formato que desde entonces ha llevado a escena, varios de ellos con Lolita como protagonista: Dulce Caridad, José el Soñador, Mentiras, y obviamente Peter Pan, en el que una vez más volvemos a verla en grande.

“La gente me pregunta -la escuché decir el otro día- por qué otra vez Peter Pan, y yo les contesto: porque es una obra maravillosa, con una música estupenda, una historia conmovedora, y que me permite dar vida a un personaje al que adoro, y por si fuera poco, volar, volar, volar”.

Y sí, viéndola en el escenario lo que hace Lolita Cortés es magia pura. Se mueve en el aire, en el escenario, en cada canción, en cada momento de este espectáculo con una fuerza, una entrega, una pasión, un dinamismo, un cuidado, que solo un gran artista puede tener, amén de su indiscutible talento.

En el actual montaje que se presenta en una corta temporada de viernes a domingo en el Gran Teatro Moliere, en Polanco, Lolita es acompañada por Pedro Prieto, una enorme sorpresa en el papel del Capitán Garfio, pues al verlo tan bien en el escenario, lejos está uno de imaginarse que es el mismo joven que mañana a mañana chacotea en el programa Hoy, comentando las redes sociales de los famosos.

Estupendo el elenco en su totalidad: niños, piratas, indios, todos llenan de vitalidad, fuerza y alegría esta puesta en escena dirigida brillantemente por Jaime Matarredona.

Ver este Peter Pan es conectarse con la esperanza en la vida que nunca debe perderse, es verse gritando con todo el público, lo que Lolita Cortés (perdón, Peter Pan) nos pide: ¡Yo sí creo en las hadas, yo sí creo en las hadas!