imagotipo

Philippe Halsman y sus 101 portadas en la revista LIFE| María Esther Estrada M.A.

  • María Esther Estrada

 

CORRESPONSAL

AMSTERDAM, Holanda. (OEM-Informex).- ¿Conoce usted a Philippe Halsman (1906-1979), uno de los fotógrafos más famososdel siglo XX? Tal vez el nombre no le suene, pero seguro que recordará sus icónicas fotografías de Marilyn Monroe, Audrey Hepburn, Albert Einstein, Mohammed Ali o Winston Churchill, o alguna de las 101 portadas que hizo para la revista LIFE, su teoría de la “Brincología”, o su explosiva colaboración con Alfred Hitchcock y Salvador Dalí.

Para mí fue muy interesante conocer la vida y obra de este hombre creativo, innovador, apasionado de su arte, que nos dejó miles de ejemplos de su trabajo.

Regrese con la mente a mediados del siglo pasado. Recuerde que en ese tiempo no había computadoras ni programas como Photoshop para retocar las fotografías. Tampoco existían las cámaras digitales, así que la foto se tomaba y el resultado se podía ver hasta que se revelaba el rollo. Lo único que tenía el fotógrafo era su ingenio, su ojo, su habilidad en el cuarto obscuro y su imaginación, de la que Halsman hizo gran uso.

No todo fue coser y cantar

La vida de este hombre, nacido en Riga, la capital de la actual Letonia, no fue siempre fácil. Miembro de una familia judía, estudió ingeniería en Dresde, Alemania. El año 1928 fue terrible para él. Lo que empezó con una excursión divertida a los Alpes austriacos terminó en tragedia. El padre cayó y falleció en el acto. A la pena de la pérdida de su progenitor se le sumó que las autoridades locales lo acusaron de asesinato y lo condenaron a 10 años de cárcel. Gracias a la presión ejercida por un grupo de intelectuales entre los que se encontraban amigos de la familia como Sigmund Freud y Albert Einstein se logró demostrar su inocencia y fue liberado en 1930.

En 1931 llegó a vivir a París, donde conoció al cineasta Jean Panilevé, quien le regaló su primera cámara fotográfica y lo introdujo en el mundo artístico de la ciudad. Un año después, Halsman decidió dejar de lado su profesión y abrió en Montparnasse un estudio fotográfico especializado en retratos. Entre sus clientes estuvieron Le Corbusier y Marc Chagall. También colaboró con las revistas Vogue, Voilà, Le Monde Illustré y otras. La pasión que ponía en sus obras le ayudó a ganar reconocimiento.

Siguiendo la idea de que “lo mejor es casarse con la competencia”, en 1937 Philippe unió su vida a la de Yvonne Mosser, fotógrafa especializada en niños. Desde ese momento trabajaron juntos. Montaron su estudio conjunto en la prestigiosa rue Saint-Honoré.

Al inicio de la Segunda Guerra Mundial su esposa y su hija Irene, de apenas un año, pudieron emigrar a los Estados Unidos gracias a que ambas tenían pasaporte francés. El suyo era lituano, por lo que tuvo que recurrir nuevamente a la influencia de Albert Einstein y al Comité de Rescate de Emergencia para conseguir una visa y poder reunirse con su familia en noviembre de 1940. Llegó a Nueva York sólo con una maleta donde estaba su cámara y una docena de fotografías.

Como si hubiera cantado junto con Frank Sinatra: “Si puedo hacerlo allí, lo haré en cualquier parte. Depende de ti, New York, New York”, esta ciudad lo vio florecer gracias a su gran tesón y creatividad.

Ahí nació su segunda hija, Jane.

Se hizo un nombre trabajando para la revista LIFE, lo que le abrió la puerta para tener frente a su lente artistas, políticos y muchas otras personalidades. Es el fotógrafo que logró producir más portadas para esa publicación: 101. En 1951 entró a formar parte de la prestigiosa agencia Magnum Photos. A lo largo de su vida recibió muchos otros reconocimientos por su obra.

Brincología

Halsman tenía la teoría de que al saltar la gente muestra una imagen más real, sin artificio, sin “máscara”. Así que pedía a todos aquellos que posaban para él que participaran en su experimento. Divertido ver saltar a Marilyn Monroe, los Duques de Windsor y muchos otros. En total 170 personas lo hicieron.

Dalí

¿Se imagina a dos artistas supercreativos combinando ideas? ¡Una explosión divertida! Así son las fotografías que Halsman hizo de Salvador Dalí a lo largo de los 38 años que trabajaron juntos en diversos proyectos. El bigote de Dalí fue uno de los temas (1953-54), otro fue Dalí Atomicus (1948), una simpática imagen donde el pintor y tres gatos saltan, una silla y un chorro de agua vuelan.

Para describirle otra foto con Dalí regreso al tema de la creatividad. Querían hacer referencia a la bomba atómica. Así que Dalí hizo un buche de leche, metió la cabeza en una pecera llena de agua y soltó el líquido blanco. Halsman estaba listo con la cámara para captar el instante. Imprimieron la foto invertida y parece que de la boca del pintor sale una explosión nuclear. ¡Sólo a Philippe se le ocurriría y sólo Dalí se prestaría!

Estrategias para conseguir trabajo

Una entrevista con el futuro jefe requiere de planeación para lograr el puesto deseado. Marilyn Monroe y Halsman hicieron un simpático manual fotográfico con todos los pasos necesarios como si fuera una operación militar: Acercamiento, Mostrar la pelvis al enemigo, Tomar posición de ataque, Sacar el pecho, Ataque, Asalto Final, Victoria.

Mucho más…

…Se puede decir de este talentoso e imaginativo fotógrafo al que no se le iba un detalle. Como su concepto de “entrevista fotográfica”, las imágenes que tomó de Alfred Hitchcock, su divertida serie de tarjetas navideñas con su familia, sus exposiciones y sus publicaciones.

¡Sorpréndeme!, esta exhibición retrospectiva, lo combina todo. Es el resultado de la colaboración del Museo de l’Elysée, de Lausana, Suiza, y el Archivo de la familia Halsman, en Estados Unidos. Estará abierta al público en el Kunsthal de Róterdam hasta el 12 de junio. Vale mucho la pena visitarla. Para mayor información: www.kunsthal.nl

Cualquier comentario relacionado con este artículo, favor de dirigirlo a mestrada@elsoldemexico.com.mx