imagotipo

Piquete político | Punto de vista | Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Nos dijeron que era imposible que el zika se propagara más allá de las zonas con alturas superiores a los mil 800 metros. Sin embargo, escala las alturas. Hace 8 años, nos informaron que la influenza AH1N1 se extendía como arena en el desierto y nos pegó en serio. Ahora nos dan a conocer que “no hay preocupación” por las 53 muertes registradas por la llamada “influenza estacional”. Y nos recomiendan vacunar a los menores y a los adultos.

Sin embargo, me llega información de que personas que fueron vacunadas en instituciones del sector salud están enfermas porque, al parecer, hay un lote de vacunas que se niegan a ser efectivas.

Quienes proporcionan la información trabajan en dos clínicas del IMSS. Sus nombres, por supuesto, se guardan en el cajón de siete llaves. Sumada a esta situación, le puedo decir con veracidad, que tanto en el Seguro Social como en el ISSSTE y algunos hospitales de Salud, negaron aplicar la vacuna a adultos mayores en los últimos días de enero.

No queda clara la razón de la negativa. De acuerdo con lo investigado, fueron las enfermeras las que no quisieron aplicarlas, porque sí había existencia. Del otro lado, saber que algunas o muchas carecen de efectividad, pone en entredicho la honestidad de los directores de adquisiciones. Del tema se escribieron miles de palabras, porque algunas licitaciones fueron declaradas desiertas para después asignar los contratos de manera directa. Suponemos que no de manera gratuita.

La influenza, nos afecta. Y del zika, se multiplican los casos. ¿Será por ello que hubo piquetes políticos?

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

/arm