imagotipo

Plantas medicinales que sirven como analgésicos naturales

  • Salud con herbolaria: Juan Nieto Rivera

ADIÓS A LOS FÁRMACOS HAY REMEDIOS HERBOLARIOS

Si duele la cabeza, hay que ver si es presión alta o baja, o es un reflejo de congestión estomacal, puede ser tensión nerviosa; un buen té de tila, valeriana o toronjil le ayudarán. Cuando es un colapso estomacal, un té de menta con hierbabuena le ayudará; un buen masaje superficial sobre la columna vertebral, aplicando las manos juntas atrás del cuello, comprimiendo ligeramente la cabeza, relajarse y respirar profundo; si el dolor de cabeza es por resfriado, un buen té de gordolobo y eucalipto, con miel y gotas de limón será necesario. La aspirina no es un “cúralo-todo”, tomarla sin saber al menos si la persona es alérgica o tiene algún problema de salud, es muy serio. Que no pidan recetas en las farmacias no significa que no sea peligrosa.
¿CÓMO NACE UN DOLOR?

Es dolor es la “voz de alarma”, cuando algo anda mal. La cefalea puede ser por estrés o agotamiento cerebral; hacer una pausa, tomar un té de ginseng con valeriana y toronjil, podría ayudar. Cuando se ha lastimado existe una red de mensajes desde la herida hasta el cerebro; a éste le llega el mensaje mediante vías neurales llamadas fibras “A”; si alguien coloca la mano cerca del fuego las fibras “A” mandan una reacción rápida e inmediata antes de que ocurra una lesión mayor; el cerebro procesa el mensaje y envía la “orden” a los músculos para que retire la mano del fuego.

El cuerpo produce sus propios bloqueadores químicos del dolor llamado endorfinas. La serotonina y la noradrenalina están involucradas en las redes neurales que disminuyen la transmisión de las señales nerviosas, que están en la médula espinal, corteza posterior y media y el tálamo que pasan de la periferia del cerebro hacia la corteza frontal, donde nacen dos categorías del dolor: dolor agudo y dolor crónico. El primero es la respuesta corporal a una herida o enfermedad, se producen cambios fisiológicos, como incremento en el pulso, aumento de la presión arterial, sudoración, excitación nerviosa; el dolor crónico se da por inflamación, como artritis reumatoide que son dolores de largo tiempo. Si no se siente seguro de comprar analgésicos y le preocupan los efectos colaterales, puede aplicar compresas de aceite de ricino y sábila asada en las zonas donde hay artritis; la corteza de sauce contiene una sustancia llamada salicina que reducirá el dolor lumbar; si el dolor es en los dedos puede aplicar rodajas de papa cruda, con aceite de ricino, con tela micropore o tela adhesiva, por treinta minutos diario y esto desinflamará en problemas de artritis. Muy útil el jengibre, que previene la producción de citoquinas, sustancia involucrada en la inflamación. Puede tomarlo en té, masticar la raíz seca; el aceite de pescado, el salmón, el atún, poseen ácidos grasos omega 3 que combaten la inflamación. Estos son analgésicos y antiinflamatorios no esteroides.

Ya no tome ibuprofeno, naproxeno, pues se han encontrado efectos adversos, como accidentes cerebrovasculares, si padece úlceras con sangrado, sólo si se lo receta el médico. En fin, no se arriesgue, mejor procure tomar analgésicos
naturales que hay en las plantas medicinales.
ALIMENTOS IDEALES PARA ELIMINAR EL DOLOR

El aceite de olivo contiene óleo cantal que inhibe las enzimas inflamatorias, al igual que hace el fármaco ibuprofeno; la piña contiene un antiinflamatorio (bromelina) que disminuye los dolores artríticos, el arroz integral ayuda a un color irritable y reducirá la migraña por contener magnesio; el brócoli contiene glutatión –ayuda a la artritis si lo combina con coliflor, papa cocida (al vapor), la toronja es excelente, el jugo de arándano ayuda para las infecciones urinarias, el cacahuate contiene triptófano, liberador de serotonina que alivia y disminuye el dolor; las avellanas, semillas de sésamo, de girasol, arroz y lentejas, las manzanas son antioxidantes y antiinflamatorias, la proteína de soya ayuda en la osteoartritis, el té verde o negro contienen flavonoides y metabolitos que protegen contra el daño celular.

Bueno estimado lector, lectora; el espacio se terminó. Como siempre, El Sol de México y su servidor agradecemos su preferencia. Mil gracias y que Dios los bendiga.

Dudas, comentarios: lasabiduriadelbuho12@gmail.com  Tel. 5529 7195