imagotipo

Pobreza y desigualdad (Presupuesto 2016) / Libertad Bajo Palabra / Pedro de León Mojarro

  • Pedro de León Mojarro

“La falta de oportunidades implica que el activo más valioso con que cuenta la economía (su gente) no se emplea a fondo”.

Joseph Stiglitz

Recientemente, Luis Videgaray, secretario de Hacienda, ratificó el pronóstico de crecimiento de la economía mexicana en un rango de entre 2 y 2.8 por ciento, y señaló que el mayor consumo y poder adquisitivo de las familias sostiene el crecimiento, lo que significa que el mercado interno comienza a reaccionar, después de varios años de estancamiento.

Es un crecimiento bajo ciertamente, pero según la OCDE, es el mejor y más estable de América Latina. Son buenas noticias, porque sin crecimiento no es posible lograr mayor bienestar para la población de nuestro país; sin embargo, persisten retos por superar; las reformas deberán detonar la inversión y la generación de empleos.

Desde el inicio de la administración del presidente Peña, se planteó que la política social debía cambiar su enfoque para sumar de manera coordinada a los diversos actores sociales, y con ellos enfrentar las causas estructurales de la pobreza, en lugar de continuar solo con la política asistencialista.

Esta idea fue base para el diseño de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que, en poco tiempo, mostró su eficacia al haberse logrado que poco menos del 60 por ciento de la población atendida ya no presentara carencia alimentaria, según datos del Coneval.

No obstante los resultados, todavía persisten grandes rezagos y desequilibrios que hay que enfrentar, por eso es bienvenida la iniciativa de seis puntos que más de 60 organizaciones presentaron a la Cámara de Diputados para combatir la desigualdad y la pobreza en México.

Lamentablemente el planteamiento no se hizo con la oportunidad suficiente para dar lugar a una discusión amplia en el Congreso y con el equipo de Hacienda, de cara al presupuesto 2016, los puntos son los siguientes:

1) Padrón Único de Beneficiarios de programas sociales a nivel nacional. Es un tema que, aunque se venía trabajando con mayor énfasis desde 2014, es necesario concretar, y para ello se requiere la voluntad y participación de los gobiernos estatales y municipales e incluso de las comunidades y barrios para validar técnica y socialmente un Padrón Nacional Único, que brindará transparencia y confiabilidad a los programas sociales, además de constituir una herramienta sin precedentes de coordinación que evitaría la duplicidad de apoyos.

2) Liberación del Salario Mínimo para que sea fijado arriba de los 87 pesos. No hay política social eficaz si no se procura recuperar el  ingreso y el poder adquisitivo de los sectores más vulnerables.

3) Designar una parte las ganancias obtenidas por el Banco de México a salud y educación. Estos dos rubros, como ya lo he mencionado, son la base para lograr los cambios de fondo que tanto requiere nuestro país para volverse próspero y competitivo; es la única vía en la que pueden ir de la mano crecimiento y desarrollo social.

4) Acceso universal a la salud. Esta propuesta forma parte de los compromisos del Presidente, misma que con voluntad y compromiso de todos, puede y debe ser alcanzable.

5) Concluir el ciclo de reformas para el combate a la corrupción. La corrupción es un lastre que ha obstaculizado el desarrollo, y erosionado la confianza en las instituciones.

Ojalá el Congreso brindara a estas propuestas la relevancia que merecen para la formulación del presupuesto del próximo año. Como algunos analistas han afirmado, sería maravilloso que así como la Legislatura anterior se identifica como la que hizo realidad las Reformas, la actual sea recordada como la gran promotora del bienestar social, en un contexto donde sería suicida aplazar más medidas como éstas.

Y si usted, lectora, lector querido, no tienen inconveniente, muchas gracias por sus amables comentarios y aportaciones, nos leemos el próximo jueves.
Facebook: Pedro de Leon Mojarro

twitter:@Pdeleonm

Sitio Web:www.pedrodeleon.mx

*Miembro de Unidos Podemos A. C.