imagotipo

Podemos, puede evitar que repita el Gobierno español / Horizonte Económico / David Colmenares Páramo

  • David Colmenares

A solo 14 décimas de cerrar el recuento en las elecciones españolas, tenemos siete horas de diferencia, el Partido de Rajoy llevaba 123 escaños, menos que los 186 que logró hace cuatro años; el PSOE, 90; Podemos, 69, y Ciudadanos, el nuevo partido de derechas, solo 40. Ciudadanos quedó muy lejos de Podemos; el PP perdió así 63 diputados, mientras el PSOE 20 solamente.

La mayoría absoluta es de 176 diputados, en 2011 el PP la rebasó solo con sus 186 escaños, hoy aun con Ciudadanos llegaría a 163 solamente. El PSOE ganó en cinco provincias de siete.

La emergencia de nuevos partidos es el resultado de dos gobiernos seguidos, el de Zapatero que inició a pesar de ser “socialista” una política basada en la austeridad, y el de Rajoy que tuvo un discurso en su primera campaña de reivindicaciones sociales y de aliento a la inversión productiva e hizo exactamente lo contrario, incluso trató de explicar sus mentiras de la campaña. Claro, meses antes de las elecciones que se celebraron el día de ayer cambió de discurso y anunció reducciones de impuestos; además, empezó a festinar el “efecto rebote” en la creación de empleos, que casi durante toda su administración tuvo una tasa de desempleo de casi una cuarta parte de la población económicamente activa. En el discurso cambió, pero en el efecto acumulado de la “austeridad que mata” del Gobierno que termina las cosas están casi igual.

Los suicidios por los desalojos no se pueden revertir, así como la obligación de que los pensionados paguen parte de sus medicamentos, las restricciones para los apoyos a educación y salud, y su política migratoria, a los inmigrantes, aun nacidos en ese país tan querido para muchos de nosotros. Prefirió rescatar a los bancos y a las cajas de ahorro que ayudar a los jubilados y desempleados, y eso se ve que los españoles
no lo olvidaron.

El miedo al cambio es la bandera de partidos de derecha, como el Partido Popular de España; los viejos tan lastimados por las políticas restrictivas son los que los siguen votando, calculan equivocadamente que el cambio les resultaría más costoso. Pero la población joven provocó un cambio, pasar del bipartidismo a un esquema de cuatro grandes partidos, aunque Ciudadanos, igual de derecha, no alcanzó las expectativas que promovió, de quedar en segundo lugar después del PP y ni juntos pueden alcanzar la mayoría para ser Gobierno, lo que sí pueden lograr Podemos, el PSOE y los otros partidos de izquierda, como IU.

Respecto al independentismo de Barcelona y el País Vasco, no es casual que Podemos avanzará más, ya que a diferencia de los otros tres partidos, ha defendido un fortalecimiento de las autonomías, promueve un referéndum en Cataluña, a lo que se oponen los otros tres.

El futuro político inmediato de España es incierto, ya que si no hay acuerdos para tener Presidente en dos meses, se tendría que convocar a nuevas elecciones. La figura del Rey puede mediar y facilitar las negociaciones, pero corre el riesgo de conflictos con el Congreso.

Finalmente, ¿por qué lo comento? Porque España es un buen ejemplo de lo que pasa con políticas que desatienden el mercado interno, que consideran a la gente números y que afecta a los sectores más vulnerables, como a los viejos, a los jóvenes y a los inmigrantes.

Prometer y hacer lo contrario como hizo el actual Presidente español siempre tendrá un costo político, porque la gente ya no escucha el discurso ni lo que consideran las mentiras repetidas, sino que valora el bienestar de su familia en los últimos años, las angustias que han pasado, su desempleo o empleo precario y que las posibilidades de ascender en la escala social a través de la educación son cada día más difíciles.

brunodavidpau@yahoo.com.mx