imagotipo

Poder Nacional

  • Javier Oliva Posada

  • Del terrorismo internacional al terrorismo individual
  • Javier Oliva Posada

Londres. El Estado Islámico de Siria y Levante, surge cuando se separa como rama de Al Qaeda en Irak. En junio de 2014, al anunciar su intención de crear un califato, reclama el apoyo de todos los musulmanes y la sumisión de los demás grupos yihadistas extendidos en África y Asia. De entonces a la fecha, el ISIS (en inglés) ha desatado una actividad criminal y espectacular a la vez, en donde también trata de competir con Al Qaeda para monopolizar las actividades terroristas en una amplia parte de mundo. Europa en particular ha sido el blanco preferido desde 2015. Francia, Bélgica, Alemania, Rusia, Suecia entre otros países, han sido víctimas de atentados de diverso tipo.

Sin embargo, desde mediados de 2015 y como resultado de los dramáticos eventos en París durante casi un año, los líderes del ISIS resolvieron recurrir a una tan peligrosa como innovadora técnica. Atentados organizados por unas cuantas personas o a veces solo una, utilizando herramientas o artefactos de la vida diaria. Así, sin tener necesariamente una relación estructural, financiera o de adiestramiento entre perpetradores y la organización, es que utilizando autos, camiones de carga, cuchillos de cocina, venenos de fácil adquisición, entre otros, han logrado captar la atención y miedo en todo el mundo.

En este punto, incluso connotados especialistas se equivocan, como Fernando Reinares, al suponer que encada caso hay una trama o extensa red de complicidades. Las investigaciones y sus conclusiones demuestran que no es así. En el atentado de Suecia (07.04), se trató de un albañil de origen uzbeko, que actuó sin ninguna ayuda o apoyo.

Los atropellamientos masivos, al menos los últimos cuatro, Niza, Múnich, Londres y Estocolmo, han sido llevados a cabo, con una mínima planeación, sin utilizar armas de fuego, ni notables recursos tecnológicos. Un camión de carga convertido en un proyectil que mata a 82 personas en la principal avenida del centro turístico por excelencia del sur de Francia, como es Niza o en Estocolmo, se usa para ser lanzado contra los visitantes a un importante centro comercial, estos son hechos que han generado dudas y críticas sobre los problemas de integración social.

En efecto, en el 100% de los casos, los conductores de los vehículos son oriundos o hijos de padres de países en donde el Islam es la religión predominante. Esto desde luego que no significa señalar a los seguidores de ese culto como potenciales terroristas, pero sí que sirve para los argumentos xenófobos y racistas de varios partidos políticos (Frente Nacional en Francia), de líderes a nivel mundial (Donald Trump) así como de causas (Brexit).

Otra importante variable compartida por los atropellamientos masivos, radica en la selección de lugares tradicionales para el turismo. Es decir, que los lugares de importantes concentraciones de personas, ya no sólo aeropuertos o transportes urbanos colectivos, sino instalaciones como mercados o centros comerciales, así como avenidas concurridas, se han convertido en potenciales objetivos de actos terroristas.

Un último y novedoso elemento a considerar, es que no se han utilizado armas de fuego, lo cual es interpretado como un logro del estricto control que hay en el mercado de armas y la obtención de explosivos, al menos en varios países de Europa, como el Reino Unido, Francia y España.
javierolivaposada@gmail.com