imagotipo

Políticas Públicas / Paradigma Económico / Jorge Sánchez Tello

  • Jorge Sánchez Tello

Las políticas públicas se vinculan a soluciones específicas de cómo manejar los asuntos públicos, mientras que la política es un concepto amplio, correspondiente al poder en general. Así”, la política puede ser analizada como la búsqueda para establecer políticas públicas sobre determinados temas o de influir en ellas”.

Las políticas públicas resultan útiles para estudiar diversos aspectos de la política, como la discusión de la agenda pública por toda la sociedad. En torno a las políticas públicas es posible: acotar las discusiones políticas; diferenciar problemas y soluciones de manera específica; precisar las diferencias; vincular los temas a soluciones más amplias o secuenciales; plantearse esfuerzos compartidos, y participar de manera específica.

Una política pública de excelencia corresponde a aquellas acciones y flujos de información relacionadas con un objetivo político definido en forma democrática; las que se desarrollan por el sector público y, frecuentemente, con la participación de la comunidad y el sector privado. Una política pública de calidad, incluirá” orientaciones o contenidos, instrumentos o mecanismos, definiciones o modificaciones institucionales, y la previsión de sus resultados”.

El ineficiente funcionamiento de los programas y políticas públicas puede ser atribuido a múltiples razones y aunque generalmente todas las debilidades son imputadas al diseño de las políticas, muchas de ellas son resultado del proceso de operación y gestión. Por un lado, esta situación se debe a las notorias deficiencias en el manejo de los recursos disponibles, así” como a una baja eficacia en la generación de los productos con los que se pretenden cubrir las carencias de la población destinataria. Por otro lado, la deficiente identificación de los grupos a los que se deberían orientar estas políticas se traduce en un bajo impacto sobre su bienestar.

En términos prácticos, el paso de transformar la evaluación de la política en acción política sigue siendo muy débil. Ésta y otras irregularidades, han generado la necesidad de realizar evaluaciones de las dimensiones políticas de los programas. Aunque al momento, dichos análisis no han sido del todo aceptados en los países en desarrollo, se ha comenzado a reconocer el rol cada vez más protagónico de la economía política y de sus repercusiones en la dirección y en los resultados de los programas.

Las políticas públicas de excelencia, incluyen el aspecto político como su origen, objetivo, justificación o explicación pública. Si las políticas públicas no son enmarcadas en un amplio proceso de participación, ello puede sesgar a los actores públicos hacia al populismo inmediatista.

En función del grado de democracia institucional, se integrará en mayor o menor medida la opinión de la participación ciudadana en el proceso de diseño y evaluación de las políticas públicas. Posteriormente, la difusión y el acceso a la información sobre las acciones de Gobierno, puede quedar estrictamente reducida a un pequeño grupo dirigente de elite política.

Por lo tanto, en América Latina, la situación no parece ser diferente. En la actualidad, aunque muchos países de la región presentan programas con objetivos adecuados para dar respuesta a las diferentes problemáticas sociales, los indicadores evidencian que estas intervenciones han fallado y fallan al ser implementadas. México necesita que se apliquen mejor las políticas públicas.

*Economista e investigador asociado de la FUNDEF

www.fundef.org.mx

jorge.sanchez@itam.mx

Twitter: @jorgeteilus