imagotipo

Político Inútil

  • Jorge Schiaffino

Ya en los finales de los ochenta, la ciencia política se encargaba de estudiar y exponer, las reglas y valores en la democracia, las ideas de Norberto Bobbio, Umberto Cerroni, Giovanni Sartori, todos ellos conocidos como la escuela de Milán, daban cuenta de los dilemas de la democracia, o bien de los dilemas del  pluralismo democrático. Más interesantes las tesis planteadas por Juan Linz para exponer la quiebra de la democracias y razonar sobre las transformaciones del poder  como en el clásico estado, gobierno y sociedad.

El día de hoy los seudo intelectuales neo panistas, se atreven a cuestionar la viabilidad de la democracia mexicana y de forma torpe y simplista. Dicen que la segunda vuelta electoral es la solución a una supuesta crisis de legitimidad, que mejor dicho se refiere al porcentaje de representación, pero que para ellos es el ideal para acabar con malos gobernantes y el jarabe de todos los males de la competencia electoral.

En su oportunidad como asesores de los gobiernos de Fox y Calderón, esta camarilla de arribistas logró ocupar espacios de opinión pública bajo una máscara de estudiosos, que más bien se financiaban o beneficiaron  por los dineros públicos y que hoy se asumen como los próceres de la democracia. Esto es sin duda una gran falsedad. Ricardo Anaya uno de los políticos inútiles de México piensa como ellos. Aseverando que en la democracia y la competencia electoral  solo ellos tienen la verdad, no se puede olvidar a los Lujambio, Creel, Horcasitas, que desde las instituciones electorales pervirtieron lo ciudadano para volverlo partidista.

Destrozados por su incapacidad de gobernar y su pragmatismo electoral, Ricardo Anaya y los aterciopelados de la opinión, son todos juntos uno de los más severos engaños a la sociedad, toda esta camarilla refugiada en instituciones de investigación pública con recursos del erario, se han dedicado a tergiversar la idea de la democracia y son ignorantes de lo que ya se ha dicho probadamente por expertos en ciencia política y administración pública.

Ese liberalismo de las ideas aparentes en los neo panistas, ideólogos de una democracia moderna en realidad no existen. Sus conceptos son superfluos, incipientes y a todas luces pretenden implantar modelos extranjeros.

Nunca Fox o Calderón fueron exigidos de reformas constitucionales para concretar un sistema electoral que contemplara la segunda vuelta, nadie de estos amigos de la derecha, levantó la voz para que el partido de la docena trágica, en doce años modificaran las leyes electorales y se incluyera la segunda vuelta.

Tan inútil resulta para el país la actuación de un aprendiz como Anaya como inútiles las opiniones de estos analistas o autodenominados intelectuales de la tradición conservadora que viven del presupuesto y que hoy sacan una de sus varitas mágicas para cuestionar las reglas del sistema político mexicano.

México vive una democracia plena, donde las últimas reformas son consecuencia de las demandas de la oposición y aún así se sigue culpando al PRI de conductas autoritarias, cuando las oposiciones viven una crisis severa de identidad que los ha llevado a aliarse en contra de sus principios, todo con la única visión de ganar elecciones.Los detractores del sistema político mexicano siguen siendo los mismos, sus exigencias cada día más absurdas ya que no saben, no pueden y no convencen. Políticos y partidos que no saben ganar elecciones; que sufren de la incapacidad e ineptitud de sus dirigentes como así sucede en el PAN, con un político inútil, con su sonrisa falsa cuyos rasgos esconden su maldad permanente y su vulgar obstinación.
Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx