imagotipo

Son Politikon / Arisco teles

  • Son Politikon. Alberto Juárez

Se acerca la Navidad, es tiempo de meditación y evaluación personal y colectiva, prevalece la fraternidad, la amistad y una buena disposición para terminar el año con buenos propósitos para el siguiente. Lo importante es que estamos de pie y salimos adelante frente a una crisis mundial económica que no termina. Hay que cerrar filas y fortalecer la unidad nacional. Con la experiencia del 2015 podremos mejorar nuestras oportunidades, corregir nuestras deficiencias y enfrentar los retos del futuro. Hoy celebramos a la Guadalupana, hagámoslo desde ahora hasta febrero, como nunca se ha hecho. El papa Francisco, líder mundial de la paz, respeto y amor entre los hombres, vendrá a postrarse a sus pies a orar por la humanidad y el bienestar de los mexicanos; es una oportunidad para demostrar la grandeza espiritual de la nación mexicana. Preparémonos, sacudamos conciencias y unamos nuestros esfuerzos para que la cuesta de enero se vuelva trampolín para superar nuestras diferencias con fraternidad, amor y esfuerzo colectivo. Será un parteaguas para la evolución espiritual de la humanidad. México será siempre un faro de luz para el mundo. Por otra parte, debemos fortalecer la conciencia cívica ciudadana, es indispensable fomentar una cultura de respeto a la LEY desde el hogar, la escuela y los centros de trabajo, con la participación de los medios de comunicación. Que los Estados cumplan con el artículo 120 constitucional de publicar y hacer cumplir las leyes federales con: “…Ya los claros fulgores de luna matizando estaban tu pálida faz…”.

El éxito de una nación consiste en formar buenos ciudadanos, es la base del éxito. Hasta ahora no hemos dado la atención suficiente a la cultura cívica, la cual requiere de nuestro mayor esfuerzo. El civismo va de la mano con la moral, las iglesias han cumplido en ese aspecto. Todos hemos olvidado la esencia del ser humano, nos hemos olvidado del espíritu, que es la esencia del ser humano; en el ejercicio de su libre albedrío debe superarse por encima de lo material. Hemos perdido valores, principios y buenas costumbres. Estamos destruyendo el planeta y generando una confrontación entre los pueblos que solo genera violencia y destrucción; ya no son solo guerras en las fronteras, la lucha es en las calles de cualquier población, es su confrontación a veces solo por su manera de pensar, es la destrucción del principio de la libertad. El mundo puede terminar como una torre de Babel, con: “… llegaste a mí como una tentación, llenando de desilusión mi corazón…”.

Los nombramientos para ministros de la Corte dividieron a los senadores y algunos proponen un nuevo sistema de designación.

Por cierto, iniciaremos el año con otras designaciones en Infonavit-Profeco-Subsecretaría de Gobernación, Secretaría de Cultura y las que queden libres por alguno que otro salta montes. En la banca hay algunos hombres reconocidos calentando el brazo; en la calle varios peregrinos pidiendo posada y algunos niños haciendo su carta a los Reyes Magos.

El jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, ha tenido una tarea difícil de cumplir: poner orden en la capital. Sus esfuerzos y dedicación han logrado resolver, sin el apoyo de los delegados (salientes), muchos problemas añejos. Sus programas sociales han beneficiado a miles de familias; la mal hecha Línea 12 del Metro ya funciona y se va a ampliar; hay mucho que hacer. Es un hombre comprometido y sin compromisos con políticos. Pronto nos dará buenas sorpresas para la regularización y simplificación del sistema administrativo de la ciudad, mejorando los servicios sin cargas extras a la ciudadanía. Es un político diferente, que no debemos perder de vista. Las decenas de manifestaciones no han sido por actos de su Gobierno, son problemas de carácter estatal o de organizaciones inconformes en temas ajenos a su Gobierno. Hoy, su mayor reto es cambiar el rostro de la ciudad en dos meses, para recibir al Papa y transformar el Cerro del Tepeyac. Es una oportunidad para trascender, con: “Un poco de calor en nuestras vidas y un poquito de luz en nuestra aurora”.

spolitikon@yahoo.com