imagotipo

Populismo de derecha, amenaza latente y creciente / Sutilezas / Yolanda de la Torre V.

  • Yolanda de la Torre Valdés

En los meses, semanas y días recientes, cuando se habla de populismo de derecha en el entorno global, en quien primero se piensa es en el empresario inmobiliario y aspirante del Partido Republicano a la candidatura por la Presidencia de Estados Unidos, Donald J. Trump, quien se muestra por momentos más adicto a llamar la atención en medios de comunicación, que a tener una auténtica vocación política.

Tras años de crisis económica en su país, derivados en principio de la Guerra contra el Terrorismo que emprendió el mandatario número 43 de ese país, el también republicano George W. Bush, a lo que se sumó la crisis global de 2008 y 2009, de pronto una amplia parte de la población de raza blanca de ese país, comenzó a tener que buscar empleos que en otros tiempos eran solicitados ocasionalmente por adolescentes y con mayor frecuencia por inmigrantes, fueran éstos o no legales.

Ante tal situación, buena parte de la ciudadanía estadounidense ha comenzado a caer en la tentación de exigir un “basta de realidades, queremos promesas”, algo que Donald Trump o bien sus asesores, supieron leer adecuadamente, sacando de ello provecho para hacerse de simpatizantes entre la militancia conservadora de ultra derecha del Partido Republicano, lo que les está llevando a avanzar en casi permanente delantera en las elecciones primarias que habrán de determinar el candidato presidencial de ese partido para los comicios del primer martes de noviembre próximo.

Esto que está pasando en Estados Unidos en algún momento fue tomado como una mera bufonada, pero cada vez la payasada en cuestión va teniendo un parecido mayor a lo que Adolf Hitler hizo en la Alemania posterior a la Primera Guerra Mundial, lo que ya provoca una creciente preocupación a nivel global.

La preocupación se da no solo por el hecho de que Donald Trump impulse un viraje a la ultra derecha en la nación más poderosa del mundo, sino porque es una situación que va tomando fuerza cada vez en más países, como Francia con el persistente Jean Marie Le Pen, así como sucedió en Austria con Georg Heider.

Es importante recordar que importantes líderes europeos de décadas previas, como el fallecido excanciller alemán, Helmut Kohl, en su momento obtuvieron reelecciones precisamente llamando a expresar odio hacia los inmigrantes, a los que culpaba de que faltaran empleos en el germánico país. Posteriormente, al impulsar la reunificación de las dos Alemanias, entre 1989 y 1990, su discurso cambió y se volvió más conciliador, pero la huella que dejó en la conciencia de miles de jóvenes teutones, siguió impulsando a sendas hordas de neonazis que hasta la fecha prevalecen.

Situaciones así siguen teniendo caldo de cultivo en naciones de la Unión Europea que actualmente viven severos procesos de crisis y falta de empleo, como Grecia, Italia y en buena medida aún España y Portugal, donde son cada vez más frecuentes las agresiones contra inmigrantes, mismas que se llegan a ver incluso en el transporte público, algo que incluso han sufrido algunos de nuestros compatriotas.

Ante lo mencionado, es importante reflexionar y tomar en serio la amenaza significada por un personaje como Donald Trump, que cada vez está más claro que busca en serio la Presidencia de Estados Unidos, con los problemas que ello podría acarrear para México, algo que está visto que le preocupa muy poco, no como ocurre con algunos que se asumen como pseudolíderes en nuestro país.
* Senadora por el Estado de Durango

yolandadelatorre@senado.gob.mx

@yoladelatorre