imagotipo

“Por aclamación…” / Cuchllito de Palo / Catalina Noriega

“AMLO es el líder nacional de Morena”. Con estas exageradas ocho columnas, apareció un conocido periódico de izquierda, el pasado sábado. ¡Diantres!, ¿tenía alguien duda de que López Obrador iba a encumbrarse a la cima de su reluciente partido?

Y, los ciento y tantos millones de aztecas, ¿aplaudimos a rabiar el que llegue otra vez el “rayito de esperanza”? Lo habrán aclamado los cuatro gatos que lo siguen como el Estado Islámico a Mahoma, pero al resto de la sociedad, ni le va ni le viene.

El fin de semana, las fuerzas políticas se dedicaron a devanarse los sesos en sus asambleas. El 2015 agoniza y el próximo año se rifarán una docena de gubernaturas y demás cargos que suelen acompañarlas. Todos quieren sacarse el “gordo de la lotería”.

Para la víctima tabasqueña (va de nuevo con su “sacrificio”, ahora que porque Beltrones busca modificar la ley electoral y hacernos el favor de que, el aludido no esté a todas horas en anuncios en los medios), lo importante es “combatir la compra del voto en el 2018”. Se había tardado. Empieza con la ancestral cantaleta, el mismo discurso y el empeño en que se le vea como a un mártir.

Si el repudio a los partidos políticos crece a velocidad supersónica, se arreciará con el merolico tropical, que habla más que Fidel Castro –lo que se supondría imposible-.

Mientras se deshacía en su rollo estilo plañidera, Acción Nacional, por enésima vez, se refería a la urgencia de acabar con la corrupción…interna. Es decir, consignarán al exgobernador de Sonora (Padrés), a los involucrados en los “moches”, a sus casineros y demás pillos advenedizos en el que fue el ideal de la militancia de “gente decente”. De acuerdo a la fama, cuando menos tendrían que haber guardado las formas y evitar robar con el cinismo como el del tal Padrés. Tanto criticar al Moreira para caer en mañas similares, aunque haya ilusos que piensen que “se llevó menos que el de Coahuila”. Me permito carcajearme y a las cuentas me remito. Ambos tendrían que estar “a la sombra”.

El joven maravilla, que preside la otrora pura institución –Ricardo Anaya-, comienza a dar pasos hacia la silla embrujada. Insiste en la unión de los panistas y para conseguirla invitó a Felipillo Calderón y al remedo de la Hillary que tiene en casa (Margarita). Como a la doña se le ha metido entre ceja y ceja llegarle a la grande (Después de su larga trayectoria política y profunda experiencia de Gobierno), antes que llegar al encontronazo de frente, Anaya incorpora al cónyuge que piensa que puede “volver a hacerla”, en su calidad de “príncipe consorte”. ¡Será que quieren duplicar la cifra de muertitos de su glorioso sexenio!

El queretano le hizo el feo a quien lo puso –Gustavo Madero-, con lo que tachó a un primer rival. Necesita nulificar al poblano Moreno Valle –a quien se le queman las habas-, aunque ni falta le hace: el tirano solito cavó su tumba, con su autoritarismo y sus afanes represivos.

En el tricolor, Manlio Fabio demostró que arrastra el colmillo. Van a pensar en candidatos ciudadanos, cuando tengan más prestigio que sus militantes –lo que, de ser cierto, implicaría que solo postularán a no portadores de su membrete-.

Habló también de blindar su estructura contra la infiltración del crimen, para lo que investigarán a los suspirantes. La recomendación tendrían que seguirla el PRD y Morena, a fin de anticiparse a los “Abarcazos” y tantos otros sátrapas que pululan en sus filas.

Falta poco, el tiempo vuela y quieren ganar. Veremos si con el arranque sus caballadas “mejoran”.
catalinanq@hotmail.com

Tuiter: @catalinanq