imagotipo

Por la mujer / Raúl Aaron Pozos Lanz

  • Raúl Aarón Pozos

De acuerdo a datos de la Organización de las Naciones Unidas, una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia física o sexual por parte de su pareja sentimental. La violencia hacia las mujeres es una de las violaciones más comunes en el mundo que está enraizada en la desigualdad de género, en la discriminación y en normas sociales y culturales que puede y debe ser erradicada.

Precisamente por eso, el Poder Ejecutivo ha señalado que el reto más importante en materia de derechos humanos es terminar con la violencia de género. En concordancia con el secretario de Gobernación,  menciona que la violencia de género “… se trata de un fenómeno que afecta a millones de mexicanas, pero que además nos lastima a todas y a todos”. Debido a ello, el problema no puede quedar en el ámbito de la vida privada, como comúnmente se ha asumido.

La violencia en cualquiera de sus formas y contra cualquier persona, es inaceptable. Por ello, el tema ha ocupado un lugar especial en la agenda de Gobierno para poner en marcha políticas públicas y acciones específicas que ataquen el problema, que además debe ser abordado de manera integral; atacando cada una de las variables que acrecenté la problemática.

Adicionalmente, atendiendo a las recomendaciones de la ONU, México participa en el programa “De la A la Z, México sin unión temprana y matrimonio de niñas en la Ley y en la práctica”, con el objetivo de impulsar con ello un proceso de armonización jurídica para hacer congruentes los Códigos Civiles, Familiares y Penales con estándares internacionales, y con la propia Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. Tal y como lo ha señalado el presidente Enrique Peña Nieto, se han intensificado las acciones para prevenir y erradicar todo tipo de violencia hacia las niñas, adolescentes y  las mujeres adultas.

De igual manera, el presidente Enrique Peña Nieto ha señalado que la mejor manera de atender la violencia contra las mujeres es a partir de la prevención, generando oportunidades para su desarrollo y para su autonomía económica; y para ello, se ha avanzado también en el tema de la prevención de la discriminación en los centros de trabajo, reforzando la inspección y vigilancia a fin de asegurar el cumplimiento de las disposiciones de la Reforma Laboral, y la Reforma en materia de Igualdad e Inclusión. Se elaboró y da seguimiento a  la Norma Mexicana en Igualdad Laboral y no Discriminación, que facilita el acceso y permanencia de más mujeres en el mercado de trabajo.

En relación al tema de la prevención de la violencia contra la mujer, la actual administración ha hecho avances importantes, tales como las creación e implementación de Subprocuradurías, Agencias y Fiscalías Especializadas, 24 Centros de Justicia para Mujeres, y la línea telefónica 01 800 Háblalo. Un componente importante es el de tipificar algunos delitos que contienen una carga de género y por ello, a la fecha, 31 entidades federativas han tipificado el feminicidio en sus Códigos Penales, base sobre la cual se está trabajando para procurar e impartir justicia. Además, la Procuraduría General de la República ha elaborado protocolos de investigación ministerial, policial y pericial con perspectiva de género para los delitos de feminicidio y violencia sexual.

La peor de las violencias es la que está enraizada en nuestras conciencias, en nuestros valores y en nuestras percepciones de vida. Fomentar valores y concebir nuevas visiones audibles de lo que es el término masculino y femenino,  es crucial si queremos avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres, y erradicar las miles de formas que adquiere la violencia contra nuestras hijas, nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras amigas y todas aquellas mujeres que merecen el respeto a una vida libre de violencia.
*Senador de la República por el Estado de Campeche.

Partido Revolucionario Institucional