imagotipo

¿Por qué brasileños sí y mexicanos no?

  • Juan Antonio García Villa

Hace alrededor de una docena de años, la Universidad de Bristol realizó un amplísimo estudio sobre la emoción en los deportes. Lo hizo sobre cinco disciplinas, a saber: futbol americano, soccer, básquetbol, hockey sobre hielo y beisbol. Y luego de analizar, sobre la base del modelo elaborado al efecto, las emociones en 600 mil encuentros en promedio en cada uno de estos deportes, llegó a la conclusión de que ninguno como el beisbol proporciona ese sentimiento humano tan agradable que es la emoción.

Por ello, es una verdadera lástima que un alto porcentaje de la población en el mundo y en nuestro país, no lo sepa. Y también que desconozca cómo se juega el beisbol y cuáles son sus fundamentos. Plena vigencia tiene aquí ese olvidado principio y verdad de a kilo que reza: “nadie puede querer lo que no conoce”.

En la más reciente Serie Mundial, SM, que acaba de concluir, entre Cachorros de Chicago e Indios de Cleveland, un buen número de quienes en México conocen bien la alta emotividad que brinda el beisbol como espectáculo, esta vez se acordaron de ello. Quizá tal interés ahora obedeció al morbo suscitado por las llamadas maldiciones que ambos equipos contendientes arrastraban. Chicago, la de la Cabra desde 1945 y Cleveland, la de Colavito desde 1960.

Sin duda habría sido mucho mayor el interés en nuestro país de haber tenido participación uno o más mexicanos en la SM. Pero no fue así. Como tampoco el año pasado. En 2015 siete compatriotas llegaron hasta la postemporada y nueve en 2016. Pero ninguno estuvo en la SM. Y en contraste ¡increíble! sí brasileños. Inconcebible, al menos hasta hace algunos años.

A lo largo de la historia de 112 series mundiales, solo 20 mexicanos han participado en éstas, incluido un par de no nacidos en territorio nacional, pero que son y se sienten mexicanos: Joel Zumaya y Sergio Romo. De Sergio Mitre no sé cuál sea su estatus, por ello no está incluido en los 20.

Del total, 13 han sido lanzadores y siete jugadores de posición. Desde otro ángulo, 14 estuvieron con el equipo que ganó la SM y seis con el que la perdió. Por otra parte, 15 sí vieron acción en la serie y cinco no. Solo uno, Sergio Romo, ha estado en más de una SM, en tres, y siempre con el equipo que la ganó: Gigantes de San Francisco.

Por orden alfabético, los veinte son: Alfredo Aceves, Alfredo Amézaga, Beto Ávila (el primero, en 1954), Jorge Cantú, Erubiel Durazo, Jaime García, Karim García, Benjamín Gil, Aurelio López, Isidro Monge, Jorge Orta, Ramiro Peña, Horacio Piña, Armando Reynoso, Aurelio Rodríguez, Enrique Romo, Sergio Romo, Fernando Salas, Fernando Valenzuela y Joel Zumaya.

Pues bien, si en los dos últimos años no ha habido mexicanos en SM, brasileños sí. El año pasado Paulo Orlando, jardinero derecho con los Reales de Kansas City y en este 2016 Yan Gomes, receptor de los Indios de Cleveland. Ambos originarios de Sao Paulo.

Si en México se otorgara mayor atención al beisbol y apoyo a quienes profesionalmente lo pueden practicar, tendríamos a numerosos compatriotas, como se dice, en el mejor beisbol del mundo.