imagotipo

Por una cabeza / Juego de Palabras / Gilberto D’ Estrabau

  • Gilberto Destrabau

 

Michel de Montaigne escribió alguna vez que “el hombre es cosa vana, variable y ondeante” (entre otras cosas para inspirarle a Porfirio Barba Jacob uno de los más bellos y sensuales poemas del español). El autor de los “ Ensayos “ era francés y, presumiblemente, se inspiraba en sus coterráneos para escribir. Pero si hubiera sido mexicano, no hubiera tenido que cambiarle una coma a su veredicto.

Porque nuestra raza – aunque por ella hable el espíritu – es maleable como la plastilina e impredecible como el clima.

En cuanto a saber hacia dónde nos dirigimos, una buena descripción sería aquel “se subió al caballo y cabalgó en todas direcciones”, como se lee en “Los Tres Mosqueteros”.

Ciertamente, vivimos en la moda y florecemos en la imitación. Si alguna vez un partido político requiriera un lema, habría que considerar seriamente “lo que hace la mano, hace la de tras”. Ahora que nos acercamos a la docena mágica de cambio de gobernadores, con la cautela de quien aparta mariposas de una Venus dormida, veamos qué modelos nos ofrecen desde el exterior (sin olvidar que ya tuvimos un dramático adelanto en la volcánica – no por el cono eruptor, que en realidad está en Jalisco, sino por los temperamentos – Colima).
Por una cabeza
Si el mundo, para fondear sus actividades electorales, necesitara un tema musical, “Por una cabeza”, el tango de Gardel y Le Pera, le caería como pedrada en ojo de picador. Y es que en todas partes se están ganando y perdiendo elecciones, y gobiernos, por mínimas diferencias. Así, Artur Mas tuvo que renunciar a la gobernación de Cataluña, y en España toda, el rey Felipe VI encargó al líder del Partido Obrero Socialista Español (PSOE ), Pedro Sánchez, que trate de formar Gobierno, luego de que las elecciones de diciembre no definieran un ganador claro. Esta decisión tiene como ventaja única sacar de la jugada a Mariano Rajoy, pero la coalición que se arme para gobernar será un circo de tres pistas, con animales.

En Estados Unidos, sorpresivamente, los supuestos punteros se llevaron tremendos sustos. La intocable Hillary Clinton ganó finalmente el caucus de Iowa – pero angustiosamente, por centésimas de punto – y Donald Trump, el amo de las encuestas, en cuanto se sometió al juicio real de los votantes, tronó como chinampina ante el hispano Ted Cruz, quien en los sondeos de opinión le iba muy a la saga.
Hacia la elección perpetua
Las elecciones gubernatoriales mexicanas se traslapan con las presidenciales gringas. Cuando del otro lado estén en las convenciones para elegir candidatos, y seguramente repitiendo los conteos durante días, sin llegar a una decisión, acá estaremos votando para darle destino a una tercera parte del país. Malas vibras.

Eso y lo de Colima serán sombras que planearán sobre 50 mil casillas provincianas. Si empiezan a cancelarse elecciones, habrá que reprogramarlas.

Una fina ironía del destino. Nos lanza hacia la elección perpetua, ahora que se están recortando los comicios y se hacen malabares con las fechas y la duración de los gobiernos para ir a las urnas solo dos veces por sexenio.
Ponen orden cronológico, y vuelan las papeletas.

Buenos días. Buena suerte.