imagotipo

Por Veracruz, Héctor Yunes Landa | Punto de referencia | Daniel Aceves Villagrán

  • Daniel Aceves Villagrán

Desde la época de la conquista, Veracruz es un espacio codiciado, durante los convulsos episodios históricos del país, el Estado y su famoso Puerto son punto de referencia apetecido por los distintos bandos que disputan el poder político, ya sean independentistas, monárquicos, liberales, conservadores, centralistas, federalistas, republicanos, imperialistas, constitucionalistas o convencionistas, oficialistas u oposición; el objetivo es dominar el Puerto por los ingresos económicos y posición estratégica que ocupa; ubicación no desapercibida por ejércitos invasores llegados a la nación como sucedió en 1821 con los españoles, en 1838 con los franceses y con los estadunidenses en 1846 y 1914. En estos tiempos de apertura democrática y competencia electoral, Veracruz continúa siendo ambicionada ahora por los partidos políticos, ya que es la segunda entidad con el mayor número de votantes cercanos a los 5.6 millones, solo detrás del Estado de México con 11 millones, lo que puede ser decisivo en elecciones federales para inclinar la balanza a favor de cualquier candidato, motivo importante para el PRI en continuar en la gubernatura, pues desde su fundación en 1929 los 23 mandatarios de la entidad han emanado de ese instituto político; sin embargo, en las próximas elecciones del 5 de junio, donde se elegirá al próximo Ejecutivo estatal y a 50 diputados del Congreso local, el desempeño del actual gobernador Javier Duarte de Ochoa ha puesto en la mira la permanencia del PRI, el recuento es amplio con situaciones impactantes más allá del territorio veracruzano. Duarte ha tenido la virtud de unificar críticas en su contra, varios sectores sociales exigen su renuncia, entre organizaciones civiles, activistas, partidos políticos, académicos, estudiantes y periodistas, lo que evidencia una crisis en la administración estatal. El caso de Tierra Blanca en donde cinco jóvenes fueron secuestrados por la Policía Municipal, entregados a un grupo criminal y finalmente asesinados, demuestra el grado de complicidad con los cuerpos policiacos; en otro orden, la Auditoria Superior de la Federación señala un faltante por 14 mil 47 millones de pesos correspondientes al 2014, y del 2011 al cierre del 2015 la suma es de 35 mil 421 millones de pesos, mientras la deuda estatal al cierre de 2015 asciende a 42 mil 201.9 millones de pesos. Otro capítulo es el enfrentamiento con la Universidad Veracruzana, que no ha recibido recursos por dos mil 700 millones de pesos. En este enrarecido ambiente, el dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones con mesura declaró que las descalificaciones afectan al partido y cada quien escribirá su propia historia, e invitó a militantes y simpatizantes a seguir la ruta del orden y la legalidad, no de odio, frustración o linchamiento, resaltando a Héctor Yunes Landa como el mejor candidato, como una opción limpia. En una muestra de conciencia y actitud pocas veces vista en la política nacional, Yunes Landa criticó al gobernador y compañero de partido, se desmarcó de él por las malas prácticas, no se prestó al juego del encubrimiento, valerosamente asumió lo que está mal para denunciar lo incorrecto, resaltó que por unos insensibles su partido sea criticado ya que no todos son iguales, condenó los abusos y prometió aplicar la Ley sin distinción y sin importar cargos de los responsables, ya sin tapujos, consideró a Duarte como un lastre. 

danielacevesv@yahoo.com.mx

/arm