imagotipo

Positiva inclusión del yuan chino en SDR / Qiu Xiaoqui

  • Qiu Xiaoqi | Embajador de China en México

El 30 de noviembre pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó incluir el yuan chino o renminbi (RMB) en la cesta de monedas que componen los Derechos Especiales de Giro (SDR, por su sigla en inglés). El peso de la divisa china dentro de la canasta de monedas de reserva será de 10.92 por ciento, solamente detrás del dólar y el euro en importancia. La decisión del FMI, que entrará en vigor el primero de octubre de 2016, ha suscitado una amplia atención internacional y comentarios positivos, y constituye un acontecimiento hito en el proceso de la reforma financiera de China.

La incorporación del yuan chino a los SDR refleja el reconocimiento de la comunidad internacional a los éxitos logrados por el país asiático en su desarrollo económico y al estatus de su moneda nacional en el plano internacional. Al tiempo que China se convierte en la segunda economía mundial, la liquidación comercial transfronteriza en RMB, las transacciones en yuan en mercados off-shore y el canje monetario entre China y otros países han registrado una rápida expansión. Actualmente, a nivel internacional el yuan ya es la segunda moneda más negociada en el comercio y el financiamiento, la cuarta divisa de pago, la sexta moneda más importante en las operaciones de cambio, la sexta divisa más usada en los préstamos interbancarios y la séptima divisa de reserva internacional. Los bancos centrales o instituciones similares de 37 países y regiones han incluido el yuan en sus reservas internacionales con un monto total superior a 780 mil millones de yuanes, equivalentes a 123 mil 800 millones de dólares. Podemos decir que la admisión del yuan a los SDR ha sido algo bien merecido.

La entrada del yuan en la cesta del FMI también es un reconocimiento de la comunidad internacional a la reforma financiera acelerada de China. En los últimos años, la reforma orientada al mercado en cuanto al mecanismo de formación del tipo de cambio del RMB se ha llevado a cabo de manera ordenada y el proceso de internacionalización de la divisa china se ha acelerado. En las propuestas sobre la elaboración del Decimotercer Plan Quinquenal sobre el Desarrollo Social y Económico de China, dadas a conocer en octubre pasado, se plantean claramente las necesidades de ampliar la apertura en doble sentido tanto del sector financiero como del mercado de capital, y flexibilizar los requerimientos sobre el control de divisas para empresas e individuos y las restricciones impuestas al cambio de monedas por inversiones en ultramar y a las operaciones financieras de empresas transnacionales fuera de China. En este contexto, la inclusión del yuan en la cesta permitirá al mercado desempeñar un mayor papel en la asignación de recursos financieros y promover la profundización de la reforma financiera de China.

Por otro lado, la incorporación del yuan a la cesta contribuirá a mejorar el sistema monetario internacional. Con la inclusión del yuan, la canasta de monedas de reserva será más diversificada, reflejará de una manera más objetiva el estatus y la importancia de las principales divisas en los sistemas comercial y financiero mundiales y aumentará la atracción de los SDR como activo de reserva. Asimismo, la admisión del yuan a los SDR como la primera moneda de un país de mercado emergente en ser la divisa de reserva súper soberana servirá para ampliar el poder de las palabras de las economías emergentes en el FMI y aumentar la representatividad de esta institución financiera internacional.

Si la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001 marcó la inserción real del país asiático en la economía global, la incorporación del yuan a la cesta significará una mayor inserción del país en el sistema financiero mundial. Este acontecimiento no solo contribuirá a profundizar la reforma financiera de China y ampliar la apertura de su mercado de capital, sino también ofrecerá más oportunidades de inversión a las instituciones financieras chinas y extranjeras y reforzará los factores favorables para la estabilidad financiera internacional. Por lo tanto, la decisión del FMI de incluir el yuan en su cesta será positiva tanto para China como para el resto del mundo, así como una noticia alentadora para el desarrollo de la economía china a largo plazo.