imagotipo

Prejuicios personales | Espiral de conductas | Norma L. de Payro

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

No hay peor prejuicio que el
autodiscriminarse (Norma luna)

De acuerdo con algunas fuentes de psicología social, Allport (1954), definió al prejuicio como una “antipatía basada en una generalización inflexible y errónea, la cuál puede ser sentida o expresada. En algunas fuentes de reconocimiento en la web, el prejuicio ha sido conceptualizado como una actitud, constituida por un componente cognitivo (creencias hacia un grupo o persona), afectivo,(amor-odio) y conativo (comportamientos predispuestos negativamente hacia un grupo). Un cuento de Pedro Pablo Sacristán describe: había una vez un Quebrantarisas, el cual no soportaba que la personas tuvieran una sonrisa de oreja a oreja. Quebrantarisas, el pequeño diablo, había recibido el encargo de que los Sánchez fueran la siguiente familia en perder su alegría. Efectivamente Sacristán comparte un cuento donde la realidad en nuestro planeta, supera este hermoso cuento. De acuerdo con expertos en conducta, existen millones de personas que por prejuicios no permitirán que otros seas felices, y el mejor lugar es en el diario vivir. Un prejuicio no inicia con otro ser humano, se genera así mismo, autodescalificándose de una manera implacable. Si no se alcanza a ajustar estos prejuicios, contribuye a la discordia humana. Se puede simplemente observar en la música, un campo donde los prejuicios abundan, quién escucha música de banda, será algunas veces discriminado por aquellos que le dan vanagloria al Rock. Quién escucha música clásica, corre la posibilidad que una cumbia jamás estará en su repertorio, Ya que algunas veces el gusto de la música define el estatus y las clases sociales.

DE ACUERDO con expertos en conducta, existen millones de personas que por prejuicios no permitirán que otros sean felices.

DE ACUERDO con expertos en conducta, existen millones de personas que por prejuicios no permitirán que otros sean felices.

Que tal el prejuicio donde la superación personal en algunos núcleos sociales creen, que solo puede aplicar para quienes tienen un orden establecido. Por ejemplo “Un empleado de mantenimiento, que de repente es dueño de un imperio de franquicias de automóviles, sufrirá los estragos de discriminación de su entorno, sencillamente por superación”. El prejuicio con el tiempo invita al Tabú. El cuento de Sacristán, después que el diablito Quitarisas, intenta en varias ocasiones alterar a la familia Sánchez, se da cuenta que cada vez que ocasiona malestar, van a una cajita, la abren, y la sonrisa se sostiene, por lo que el Quitarisas, olvida su objetivo e intenta saber qué es lo que hace que la familia Sánchez sostenga su felicidad. El Quitarisas quita su propio prejuicio y llega a la caja maravillosa y al abrirla, no ve nada mágico, ni sorprendente, tan solo un nota escrita que dice “Perdonar será nuestra forma de amar”. La experiencia marca que los prejuicios si pueden contrarrestarse con valentía, conocimiento y la práctica de estos.

/arm