imagotipo

Prensa bolivariana

  • Gerson Hernández

Simón Bolívar-hasta su muerte en 1830-utilizó la imprenta como medio de difusión de las ideas de libertad y gobierno. Napoleón decía que cuatro periódicos hostiles hacen más daño que 100 mil hombres en un campo de batalla. Bolívar entendió que ganando la opinión pública podía obtener los beneficios buscados. 187 años después muchos políticos con rasgos populistas como Nicolás Maduro en Venezuela lucran con el legado de El Libertador latinoamericano, y varios medios de información en México y el mundo aplauden las decisiones antidemocráticas -disfrazadas de izquierda- de estos gobiernos; como fueron las elecciones para elegir a la Asamblea Nacional Constituyente donde fueron asesinados 10 opositores. ¿En qué se parece la cobertura de Gramna, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, con algunas “notas informativas” de La Jornada?; pero mejor vamos por partes:

Bolívar y la imprenta. En 1810, cuando regresó de Londres, trajo consigo una imprenta. Seis años después, en la expedición de Haití, Bolívar cuenta “no solo con las armas y el dinero necesarios, sino con una imprenta” se ganan guerras (Pérez Vila, Campañas periodísticas del Libertador). Dos años más tarde funda Correo del Orinoco, “ariete intelectual de la empresa libertadora”, también colaboró en Morning Chronicle, The Jamaica Courant y The Royal Gazzettè. Dice Ignacio de la Cruz que “no hacía sus grandes campañas militares si no llevaba consigo una imprenta. No le bastaba la fundación de periódicos en tal o cual ciudad”. En Perú transportó en una mula la carga de una imprenta e iba distribuyendo las hojas volantes.

Mulas en periódicos. Hoy esas mulas -a las que se refería Bolívar- se disfrazan de políticos como Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral, quien destacó que a pesar de la violencia se sufragó masivamente y se registró una participación de 41.53% de los más de 19 millones. Las ocho columnas de La Jornada –basadas en información de AFP, AP, DPA, PL, Reuters Sputnik y Xinhua pero editorializadas por el medio –del lunes 31 de julio indicaron “Ocho millones de venezolanos avalan la Constituyente”. ¿Ocho millones de votos de venezolanos fueron más noticiosos que los 10 asesinatos de ese mismo día? El columnista venezolano Moisés Naím le pregunta a los editores “¿les dará siquiera un poquito de vergüenza?”.

La Jornada y Gramna. ¿Qué diferencias encuentra entre la nota anterior y la siguiente del mismo lunes? “Victoria ejemplarizante en Venezuela. Profundo agradecimiento y reconocimiento al pueblo venezolano, que en horas de la noche de ayer seguía haciendo filas para ejercer su derecho al voto, transmitió el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello”. Esta última información es firmada por un órgano propagandístico del gobierno cubano; distinguido por difundir discursos y anuncios oficiales, la primera información por un medio que dice embanderar la izquierda mexicana y a López Obrador, pero que da mayor importancia a la participación de 42 de cada 100 venezolanos que al asesinato de 10 de ellos.

El noviembre de 2016 en el estadio Atahualpa en Ecuador se celebró un partido de las eliminatorias al Mundial Rusia 2018. 200 venezolanos -niños, jóvenes y bellas mujeres que te enamoran con su sonrisa, voz y otras cosas- cantaban y bailaban: “Y va a caer… Maduro va a caer”, acompañados de mantas con la leyenda: “Chúpalo Maduro”. A 187 años de la muerte del malabarista Bolívar, algunos medios y líderes siguen lucrando con el movimiento bolivariano. Tal vez nunca hayan querido leer la frase de José Martí:“la palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla”. #Jap

*Académico de la FCPyS-UNAM, IPN y Consultor Político @gersonmecalco