imagotipo

Preocupaciones y ocupaciones

  • Raúl Aarón Pozos

  • Raúl Aarón Pozos Lanz

Aunque se han hecho esfuerzos notables por despetrolizar la economía nacional, los ingresos petroleros siguen siendo una parte muy importante que beneficia o afecta según se muevan los precios internacionales. Ya lo vivimos en sus dos extremos: hace unos años, en los 90, el barril estuvo en poco más de 21 dólares, y el precio histórico más alto lo alcanzamos en el 2011, 106.56 dólares por barril de la mezcla mexicana. Hoy, estamos en poco más de 25 dólares, y la caída respecto a lo proyectado, 50 dólares por barril, nos ha pegado durísimo, particularmente a entidades como Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, que son asiento de la industria.

La Reforma Energética del presidente Enrique Peña Nieto, tiene propósitos muy específicos. Uno de ellos es la modernización de Pemex, lo que ya estamos viviendo, con la participación de petroleras privadas en la exploración y producción del crudo. En el mediano y largo plazo seguramente obtendremos los resultados deseados, de saneamiento de la industria, de ingresos que ayuden a financiar el desarrollo.

Sin embargo, el aquí y ahora nos preocupa a quienes tenemos una responsabilidad pública. Más de 22 mil empleos se perdieron en la zona petrolera de Campeche. Los esfuerzos del presidente Peña y del gobernador, Alejandro Moreno Cárdenas, han caminado en ese sentido, el de lograr lo más pronto posible una estabilidad a través de acciones concretas del Programa de Reactivación Económica y Desarrollo Productivo para Campeche y Tabasco, con cuatro estrategias que ya caminan:

1. Atención de inmediato a la falta de liquidez que enfrentan las empresas de ambos estados. Priorizar y agilizar el pago a proveedores locales de Petróleos Mexicanos.

2. Mitigar la caída de la actividad económica, mediante el impulso a la inversión pública y la generación de empleos, en el corto plazo. Para ello, se destinarán recursos adicionales a proyectos de pavimentación a través del Fondo de Apoyo en Infraestructura y Productividad (FAIP), y se adelantarán inversiones contempladas para 2017, para la modernización de planteles mediante el Programa Escuelas al CIEN. Con estas acciones se detonará la creación de empleos. Una acción importante es la construcción del nuevo Puente de la Unidad en Campeche y el Tramo 2 del Libramiento de Villahermosa. Ambas obras implican una inversión cercana a los dos mil 500 MDP y tendrán un gran impacto en la productividad regional.

3. Promover la transformación productiva de la región, en el mediano y largo plazos. Con el objetivo de potenciar la modernización industrial y diversificación de esta región, se ha establecido una Zona Económica Especial en beneficio de Campeche y Tabasco. Esta Zona se sumará a las tres que ya habían sido anunciadas anteriormente.

4. Establecer un esquema de seguimiento y comunicación, que dé certidumbre a los actores económicos locales. Con este propósito, funcionará un Consejo para la Reactivación Económica y el Desarrollo Productivo en cada entidad, en el que participarán los sectores empresarial, social y público.

Nos preocupa, y nos ocupa, sin embargo, el nuevo recorte de personal anunciado por Pemex, más de nueve mil empleos, para seguir ajustando su gasto.

El gasto federalizado tendrá una reducción real del 3.1 por ciento comparado con el aprobado para el 2016, lo cual es un factor crediticio negativo para los estados, ya que la tasa de crecimiento anual de las transferencias federales presupuestadas para el próximo año sería la más baja desde el 2009, cuando éstas cayeron 3.5 por ciento de acuerdo con Moody’s.

La calificadora, según la información consultada, refiere que la desaceleración de las participaciones es resultado de las previsiones de un lento crecimiento económico en México, bajos precios del petróleo y una caída de la producción petrolera, proyectada en 1.93 millones de barriles por día en el 2017, frente a 2.13 millones de barriles por día en el 2016; además, prevé que todas las entidades se verán afectadas por el moderado crecimiento en las participaciones.

A ello se une la reducción en el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gastos de Operación en 3.1 por ciento, que afectará a 16 entidades, entre las que se cuenta Campeche.

Digamos que el panorama no es alentador, pero son las fichas que tenemos y con las que debemos jugar. Desde nuestra encomienda en el Senado, de la mano del presidente Peña y del gobernador, Moreno Cárdenas, hemos estado trabajando, previendo acciones para que las circunstancias y presiones de la economía nos afecten lo menos posible, y se cumpla a los mexicanos.

* Senador