imagotipo

Presidente 45 de EU., ¿Hillary o Trump?

  • Jorge Galicia

En noviembre próximo los estadunidenses elegirán a su presidente número 45. Actualmente Barack Obama es quien dirige los destinos de uno de los países más poderosos del mundo, en lo político, económico y como fuerza bélica. Obama llegó a la presidencia de Estados Unidos en 2008 y fue reelecto en 2012, constituyéndose en el primer político de origen afroamericano que asume el cargo de Presidente, al cual llegó con el apoyo del Partido Demócrata.

Sobre este proceso electoral que viven los vecinos del otro lado de la frontera norte de México, resulta comprensible que nuestros paisanos que radican allá y también la mayoría de nuestro pueblo hayan tomado partido, al ubicar como favorita a la candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton, y esto obedece a la campaña de odio y provocación que el otro candidato, el del Partido Republicano, Donald Trump, lanzó contra los migrantes mexicanos y en general contra toda la comunidad latina.

Hay razón en los calificativos que en general los latinos hemos lanzado contra el polémico Trump y lo menos que podemos decir de él, es que es un estúpido, loco, provocador y bocón, lo que seguramente ni le importa y si su propuesta de odio le deja votos pues es un hecho que la tónica seguirá por el mismo camino.

Luego de la reunión sostenida entre el mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto y el candidato del Partido Republicano, Donald Trump, son entendibles las posturas de rechazo hacia el encuentro que impulsó el Gobierno mexicano y en ese contexto parecen ser razonables las posturas de las dirigencias partidistas opositoras al Gobierno, al sugerir que el mandatario mexicano debió exigir al candidato republicano disculparse públicamente por las ofensas lanzadas contra nuestros connacionales.

Al respecto, hay quienes se preguntan si una disculpa sería suficiente ante tanto agravio, o si ello borraría de tajo el odio y racismo casi convertido en política pública, la respuesta es no. Y claro que no, porque a lo que pudiera venir de dientes para afuera lo que importa es la realidad, ya que unas simples palabras no van a terminar con los atropellos de derechos humanos que día a día sufren nuestros paisanos indocumentados o los que son discriminados por su color de piel, tampoco terminarán los bloqueos a productos agroalimentarios de origen mexicano, sin importar sin son de mejor calidad y más baratos.

Hay muchos agravios y peores, contra los mexicanos de parte de las autoridades estadunidense y eso de solicitar disculpas a Trump por sus ofensas contra la comunidad de inmigrantes simplemente sale sobrando, lo que verdaderamente interesa es que la agenda bilateral entre las naciones mexicana y estadunidense sigan adelante, que se cumplan compromisos en materia de derechos humanos, migración, seguridad en nuestras fronteras, flujo e intercambio comercial, y otros asuntos no menos importantes, eso es lo que nos debe interesar, lo demás parece un catálogo con fines mediáticos y políticos, igual que las de Trump.

Según estudios de opinión de medios norteamericanos, en este momento hay empate técnico y aunque los mexicanos expresemos preferencias por Hillary, nada asegura que con ella las cosas favorecerán las relaciones entre ambas naciones. Así que Hillary o el otro señor, el 45, 46 o el que sea, nos debe dar igual, que allá se las arreglen, pero que no la agarren contra nuestros paisanos indocumentados y que en general, no perjudiquen a los mexicanos ni en lo comercial, ni en lo diplomático, ni en nada.
jorgelgalicia@yahoo.com.mx